Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
341 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • ¡Última llamada! Hasta 40% Dto 100% bonificable. 500h de formación certificada
  • Escuela de Negocios Top5 en Rankings. Becas de hasta el 65% y ayudas al estudio. Bolsa de empleo
  • Que integra CRM, facturación y gestión de proyectos para hacerte tu día a día más sencillo
  • PuroMarketing

    Uno de los grandes temores de los consumidores (especialmente cuando se compra online) es la seguridad de los datos. Uno teme que le clonen el número de la tarjeta de crédito, que roben a la empresa toda su base de datos o incluso -cuando lo que se usa es algo tipo Ashley Madison- que el nombre de los usuarios salga a la luz. Uno esperaría, por lo tanto, que cuando se produce una filtración de datos, los consumidores penalizasen a las empresas con su odio (y desconfianza) eternos. Lo cierto es que eso no es lo que está ocurriendo.

    Según un nuevo informe de RAND, del que se hacen eco en Phys, durante el pasado año un cuarto de los consumidores americanos recibieron una notificación de que su información personal había formado parte de una filtración de datos, pero solo el 11% de ellos habían dejado de hacer negocios con la compañía hackeada después de que eso ocurriera.

    Según una de las investigadoras, "a pesar de que las filtraciones de datos se han convertido en una parte alarmantemente habitual de la vida de los consumidores, la mayoría de la gente parece estar satisfecha con la respuesta de la empresa ante la situación, y poco decidieron dejar de hacer negocios con ella".

    El estudio también revela que, del 43% de consumidores que se han visto afectados por una filtración de datos alguna vez en su vida, más de la mitad (el 56%) no sabían que la información había sido robada hasta que recibieron una notificación por parte de la empresa, mientras que los restantes habrían averiguado la existencia del problema al identificar por sí mismos actividades sospechosas.

    Los investigadores señalan la importancia de que haya una legislación que obligue a las empresas a notificar a los individuos cuando se produce una fuga que afecta a sus datos. Así los consumidores pueden emprender acciones de forma rápida, y las empresas cuentan con un incentivo para mejorar la seguridad de sus datos.

    Las víctimas están satisfechas con la compensación ofrecida por las empresas

    El 77% de los consumidores cuyos datos habían sido robados a través de la filtración de datos sufrida por una empresa declararon estar muy satisfechos con la respuesta de la compañía tras el problema. A la hora de estimar la equivalencia económica de las molestias, la media fue de 500 dólares, que no parece una cantidad muy alta, aunque el importe medio crecía si la información comprometida tenía que ver con información financiera (algo bastante habitual, ya que en el 49% de los casos, la información que se roba es sobre la tarjeta de crédito).

    En todo caso, el 62% de las víctimas afirmaron haber aceptado ofertas o monitorización gratuita del crédito como compensación tras el incidente. Según el estudio, esto podría indicar cierta fatiga a la filtración de datos por parte del consumidor, es decir, que los consumidores podrían estar empezando a desensibilizarse ante las noticias sobre filtraciones de datos, ignorando información importante contenida en las noticias. De alguna manera, no se le estaría dando toda la importancia que realmente tiene.

    Por otro lado, los que no aceptaron servicios gratuitos ni promociones como compensación lo hicieron porque no querían perder tiempo registrándose en el servicio, porque les preocupaba que la empresa volviese a ser hackeada o porque les ofrecían servicios duplicados con los que ya contaban.

    En todo caso, preguntados por los pasos que una empresa debía dar para asegurar la protección de los datos, los consumidores señalaron que lo más importante era tomar medidas para que una filtración no pueda volver a ocurrir en el futuro, ofrecer gratuitamente monitoreo del crédito para asegurarse de que los datos no están siendo usados, y notificar a los consumidores de inmediato. Todo eso era considerado más importante que recibir una compensación económica o una disculpa de la empresa.

    Postgrado en Digital Marketing Management · El más completo y avanzado del mercado
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar