Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
Las Smart cities harán que los consumidores sean menos reticentes a compartir datos
237 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Externaliza tus contenidos con Lowpost y multiplica tu productividad generando contenidos de calidad
  • LCI Barcelona imparte másteres de fin de semana en Gestión, Dirección, Marketing y Estilismo
  • La formación en comunicación empresarial y dirección para los responsables de la comunicación de hoy
  • PuroMarketing

    Las ciudades del futuro serán inteligentes y, de hecho, las ciudades del presente ya empiezan a serlo. Los ciudadanos podrán acceder a muchos más servicios y a muchos más elementos que hacen más sencillo su día a día gracias a las nuevas tecnologías, que simplificarán las cosas y crearán nuevos escenarios y oportunidades. Este nuevo escenario y esta presencia cada vez más creciente de las smart cities no solo modificará el día a día de los consumidores sino que además, y como apuntan en un estudio de Gartner, también modificará cómo se consiguen datos sobre los ciudadanos/consumidores y como estos se sienten con respecto al entregarlos.

    La situación puede convertirse en una gran oportunidad para las marcas, ya que se va a estar generando una avalancha de datos que pueden resultar muy útiles para quien sepa emplearlos de forma eficiente y efectiva. "A medida que los ciudadanos emplean cada vez más la tecnología personal y las redes sociales para organizar sus vidas, los gobiernos y los negocios tienen que aumentar sus ingresos en la infraestructura tecnológica y en su gestión", explica Anthony Mullen, el jefe de investigación de Gartner. "Esto crea plataformas abiertas que permiten a los ciudadanos, las comunidades y los negocios innovar y colaborar y en última instancia ofrecer soluciones útiles para responder a las necesidades de los ciudadanos", añade.

    Esto es, las marcas tendrán que estar ahí también para ofrecer herramientas y para conectar con esos ciudadanos que están más dispuestos que nunca a ofrecer datos e información a cambio de 'algo'. Como apuntan en las conclusiones del estudio, los ciudadanos compartirán muchos más datos si con ello consiguen mayor eficiencia y mayor comodidad. En el caso de las administraciones públicas, por ejemplo, ya hay quienes están colaborando con elementos de nueva generación (como pueden ser los asistentes de Amazon o Microsoft) para lograr ser mucho más efectivos a la hora de establecer conexiones con los ciudadanos y dar servicios.

    Este entorno hará que los ciudadanos sean mucho más abiertos con sus datos personales y con la información. Según los datos del estudio, en 2019 se espera que el 50% de los ciudadanos se beneficie de programas de ciudades inteligentes compartiendo voluntariamente sus datos. Es decir, ellos mismos entregarán sus datos sin restricciones para así conseguir beneficiarse de los beneficios de la smart city.

    Esos beneficios se experimentarán además de muchas maneras y no tendrán, por así decirlo, un pago inmediato. Según las previsiones de Gartner, una de las maneras por las que los ciudadanos recibirán los beneficios de dar su información personal será el recibir beneficios de forma pasiva tanto a nivel de administración pública como de colaboración comercial. Las marcas serán, por tanto, unas de las generadoras indirectas de beneficios.

    Los marketplaces de información públicos

    Este boom de la información y esta recolección de datos y más datos también impactará en el tipo de información disponible y en el cómo se accede a la misma. Las administraciones públicas tendrán a su disposición un amplio caudal de datos, que podrán abrir de forma pública.

    El open data ha sido una de esas cuestiones que se han ido repitiendo y sobre las que se ha estado insistiendo desde prácticamente el mismo momento en el que empezó a hablar de los datos y de su importancia. El open data es, por así decirlo, información libre, que los organismos públicos lanzan al mundo y que cualquiera puede usar. Esta información se ha convertido en un elemento con mucho potencial para las marcas, pero también en una fuente de valor para las empresas, que muchas veces lo han convertido en un elemento de base para sus servicios.

    A eso se suma que las ciudades empiezan a comprender la importancia de los datos y el interés en acceder a los mismos, lo que ha hecho que ya se creen marketplaces de datos generados por esas mismas ciudades. Copenhague, por ejemplo, es una de esas ciudades, que está creando un marketplace de datos al que pueden acceder los interesados para ver la información existente.

    Prepárate con el Máster más avanzado del mercado en que incluye: #Traffic #CRO #Analítica #UX
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar