Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
Una estrategia no algo exclusivo de las grandes compañías
Conectar con el consumidor siempre implica tener detrás una estrategia de marketing
Pymes y pequeñas empresas, cada vez más conscientes de la importancia de una estrategia de marketing
579 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Llega una nueva forma de entender el marketing de contenidos
  • Prácticas profesionales, asesoramiento individualizado, headhunters, inglés Premium opcional
  • Selecciona contenidos y crear de forma sencilla tus eBooks en PDF
  • PURO MARKETING

    Cuando se habla de grandes estrategas que han hecho del marketing una pieza fundamental de sus empresas y de su éxito, se suele hablar de grandes compañías y grandes CEOs, directivos de firmas que facturan miles de millones de euros y que lograron impactar de una forma grandiosa no solo entre los consumidores sino también en las decisiones que toman otras compañías. Todo ello hace que parezca que solo se puede ser un genio del marketing si se tienen detrás grandes cantidades de dinero, si se tienen presupuestos abrumadores y si se tiene un tremendo músculo gracias a ser una compañía de un tamaño de impresión.

    Sin embargo, las cosas no son tan exclusivas y la realidad es mucho más 'amistosa' para las firmas de muchos y más variados tamaños. El marketing y el tener una buena estrategia en ese terreno no son elementos exclusivos de las grandes compañías, sino que además deben estar presentes en todas las demás firmas. Si se quiere triunfar, si se quiere llegar al consumidor, no se puede dejar nada a la suerte y eso supone, decididamente, trabajar para saber qué decir y qué hacer y el momento exacto en el que todo eso debe ocurrir. Esto es, todo esto implica, necesariamente, tener una estrategia de marketing.

    La clave está en los consumidores. Poco importa si uno tiene un alcance de millones de personas o de solo unos cientos. Todas las marcas tienen consumidores y, por tanto, todas ellas tienen que conectar con ellos y deben intentar ser lo más eficientes posibles en su esfuerzo por establecer esos vínculos y esos nexos de conexión. Y una vez que se tienen consumidores (o se aspira a ello) y se quieren hacer cosas para establecer nexos con ellos, el marketing ha entrado en la ecuación.

    Conectar con el consumidor siempre implica tener detrás una estrategia de marketing y publicidad (incluso cuando no se es plenamente consciente de ello: el bar de la esquina, con sus tapas apetitosas y sus carteles de menú cuidados no está haciendo más que una estrategia de marketing).

    A medida que ha pasado el tiempo y a medida que los gestores de las marcas, sea cual sea su tamaño, han estado accediendo a más y más información, han empezado a ser más y más conscientes de la importancia que tienen tanto el marketing y la publicidad como el saber qué se espera hacer en cada momento. Las pequeñas compañías son cada día más conscientes de que tienen que trabajar para conectar con el consumidor y que eso no se puede dejar al azar, lo que les ha llevado a ser también más conscientes de la importancia de tener una estrategia y de la necesidad de conectar con los consumidores de un modo mucho más organizado y eficiente.

    El ejemplo de las redes sociales

    Ver lo que ha ocurrido con las redes sociales ayuda a comprender mucho mejor este punto y el cómo las pequeñas empresas han ido cambiando a lo largo de los años. Cada vez, las pequeñas compañías y marcas son más y más conscientes de que sus consumidores están en las redes sociales y de que para contactar con ellos no vale con simplemente publicar un par de cosas en Facebook o en Twitter.

    De forma progresiva, las pequeñas compañías han empezado a incorporar estrategias, a ser cada vez más eficientes midiendo lo que hacen y lo que dicen y sobre todo a ponerse objetivos y a establecer elementos de medición para saber qué resultados están obteniendo. Las redes sociales se dejan cada vez menos al azar y están cada vez menos en manos de lo que ocurra cada día. Por muy pequeña que sea la compañía, sus responsables ya saben que tienen que pensar qué esperan conseguir y cómo esperan lograrlo.

    Esto, que en el entorno de las redes sociales se ha empezado a ver muy claro, es lo que debe ocurrir en los demás escenarios y es lo que está ya empezando a ocurrir. Las empresas, por muy pequeñas que sean, empiezan a ser cada vez más conscientes de la importancia de medir sus pasos, de establecer objetivos y de ser fieles a estas cuestiones.

    Plan de Becas. Titulación Universitaria. Prácticas profesionales garantizadas. Bolsa de empleo
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar