Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
¿Realmente están los consumidores tan preocupados por sus datos personales o al final son capaces de olvidar rápidamente esa preocupación cuándo les conviene?
Los consumidores se preocupan mucho por su privacidad... hasta que les ofrecen pizza gratis
285 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Prepárate con el Máster más especializado del mercado. #IOT #SEM&SEO #CLOUDING ¡Ahora con Descuento!
  • Que integra CRM, facturación y gestión de proyectos para hacerte tu día a día más sencillo
  • Conoce las responsabilidades jurídicas que existen en el entorno digital para proteger a tu empresa
  • PuroMarketing

    Uno de los elementos que se ha convertido en una constante en las preocupaciones de las marcas y en su estrategia para posicionarse mejor de cara al futuro es el intentar comprender a los consumidores y su preocupación por cómo están usando sus datos personales. La información se ha convertido en un elemento decisivo a la hora de establecer la estrategia de las empresas, uno de esos que se convierte en una suerte de cuestión que puede empujar al éxito o al fracaso a la compañía en cuestión. Por ello, las empresas están acumulando datos y más datos e intentan posicionarse mucho mejor en ese terreno. Quieren saberlo todo sobre sus consumidores, porque solo con esa información en la mano conseguirán situarse en una posición mejor que sus competidores.

    Pero, a medida que las empresas se muestran más interesadas por los datos y mucho más centradas en lograr acumular información, también está aumentando la preocupación entre los consumidores. Estos son cada vez más conscientes de que las empresas quieren saberlo todo sobre ellos y son más conscientes también de los riesgos asociados. No quieren que las compañías guarden sus datos y no quieren ofrecerles información personal.

    Esto se ha convertido en un problema para las empresas por dos razones. Por un lado, ha creado un nuevo elemento de presión, haciendo que ciudadanos y administraciones conviertan a los datos en una de sus preocupaciones. Por otro, ha hecho que cosechar la información se convierta en algo mucho más difícil.

    Pero… ¿realmente están los consumidores tan preocupados por sus datos personales o al final son capaces de olvidar rápidamente esa preocupación cuándo les conviene?

    Este último punto es el que acaba de demostrar un estudio, que se podría resumir en que los datos nos preocupan mucho hasta que alguien nos ofrece pizza gratis.

    Eso es lo que ha demostrado un estudio realizado por una experta del Stanford Institute for Economic Policy Research y otras dos del MIT. "La gente no parece dispuesta a realizar acciones caras o incluso pequeñas acciones para preservar su privacidad". señala Susan Athey, la experta, a Quartz, señalando que para los consumidores por mucho que señalen sus sentimientos negativos ante la cuestión no toman las decisiones necesarias para posicionarse frente a ello.

    Lo que dice el estudio

    Para llegar a esta conclusión, las responsables del estudio tomaron una muestra de estudiantes universitarios, a la que les dieron varias opciones de privacidad a la hora de gestionar un monedero virtual. De entrada, el orden en el que se presentaban las diferentes opciones de privacidad afectaba a cómo tomaban esa decisión.

    Cuando la opción de privacidad más elevada era la primera del listado, el 78% de los estudiantes la seleccionaban. Cuando se bajaba a la segunda posición, el porcentaje caía y solo el 65% la escogía. Y lo más interesante es que esto ocurría con todo el mundo: incluso aquellos estudiantes que habían mostrado una mayor preocupación por su privacidad de palabra tomaban estas mismas decisiones.

    A eso se sumaba que la vagancia o la pereza vencían sobre la preocupación sobre la seguridad de la información. El monedero permitía añadir una mayor encriptación si se seguían unos cuantos pasos extra. La mitad de los estudiantes empezaba el proceso, pero en realidad no lograban hacerlo. En cuanto había que hacer más cosas, se perdían consumidores por el camino. Solo la mitad de esa mitad llegó a la fase final de encriptación.

    Las cosas también variaban a medida que se añadía el factor regalo. Cuando se ofrecía pizza gratis a los estudiantes si a cambio daban la dirección de email de tres amigos, la mayoría de los estudiantes no se lo pensaba. Se quedaban con la pizza y regalaban la información de contacto, incluso cuando eran también personas preocupadas con la privacidad. En general, el estudio descubrió que los consumidores son capaces de dejar muchas de sus preocupaciones sobre privacidad si se ofrecen incentivos e incluso para acceder a información, por muy irrelevante que sea.

    Prepárate con el Máster más avanzado del mercado en que incluye: #Traffic #CRO #Analítica #UX
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar