Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
El chief growth officer es el directivo de nuevo cuño que se está haciendo con el trabajo de los directivos de marketing, el CMO
¿Cuándo debe fichar una empresa a su Chief Growth Gfficer?
239 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Que integra CRM, facturación y gestión de proyectos para hacerte tu día a día más sencillo
  • Prepárate para decidir cuáles son las mejores estrategias en situaciones de mercado complejas
  • La mejor formación en Marketing Digital. Ahora con un 30% de descuento en tu matrícula
  • PuroMarketing

    En la larga lista de nuevos empleos que pueden modificar cómo se comportan las empresas en el área de marketing y, sobre todo, quien toma las decisiones en este terreno, se sumó no hace mucho un nuevo perfil. Su nombre es el del chief growth officer, un cargo directivo que no solo se ha incorporado al organigrama en el mundo del marketing sino que además está incluso moviendo a los tradicionales peones del sector. El chief growth officer (CGO) está llegando no solo para asumir nuevas responsabilidades, sino que además está canibalizando el trabajo del máximo responsable de marketing. En algunas empresas, el CMO ha desaparecido ya para dejar paso al chief growth officer.

    Pero ¿qué es exactamente un chief growth officer? El profesional responde - y mucho - a lo que importa en los nuevos tiempos. Sus responsabilidades no son solo del mundo del marketing, sino que además tienen un peso en otros terrenos. El nuevo profesional es, de hecho, un máximo responsable de crecimiento, por lo que controla no solo marketing sino también atención al cliente y terreno comercial. Su trabajo es por tanto mucho más amplio, sus obligaciones tocan más palos y su día a día tiene que ser mucho más ambicioso.

    Pero, aunque sobre el papel parezca que el perfil tiene unas atribuciones que son más que necesarias para las empresas y que por ello todo el mundo podría echar mano del chief growth officer, lo cierto es que, como ocurre cada vez que empieza a funcionar un perfil nuevo en el mercado y cada vez que este mueve algo que ya se ha utilizado y que ya se ha probado que funciona, las empresas se preguntan si realmente merece la pena.

    La gran cuestión es, por tanto, si se debe mover al directivo de marketing de siempre que ya se tiene para poner a este profesional de nuevo cuño. El cuándo o cómo contratar a un CGO es el tema sobre el que se centra una infografía de CultureAmp, que permite tener una visión un poco más clara del universo de estos profesionales y sobre cómo y cuándo se debe contratar. El perfil no es exactamente nuevo. Más allá de que el crecimiento es algo que toda empresa busca desde siempre, el término ya ha estado dando vueltas por la red desde hace tiempo. Entre los picos de búsqueda en Google ligados al mismo, se puede encontrar uno en junio de 2004 y otro en agosto de 2015.

    Su aparición está bastante ligada a las necesidades de las empresas. Hoy en día, los CEOs no están muy seguros todavía de los datos de crecimiento del futuro. De hecho, según los datos del estudio, solo el 38% de los CEOs confía en que tendrán ratios de crecimiento durante el próximo año. La mayoría (un 79%) está todavía centrándose en cómo lograr crecimiento orgánico. El chief growth officer y su irrupción en el organigrama de la empresa está por tanto muy ligada a lo que necesita la empresa.

    No solo en grandes compañías

    De entrada, el chief growth officer ha hecho ya irrupción en los organigramas de algunas de las grandes compañías de consumo, que suelen ser quienes marcan la tendencia en estas cosas. Coca-Cola o Kellogg Company ya tiene sus CGO pero no solo las únicas. A pesar de ello, el papel está en una fase aún inicial y su adopción está empezando. En Estados Unidos, solo hay todavía 455 CGOs (hay 1,2 millones de CEOs, por ejemplo).

    De esta cifra hay, sin embargo, que extraer un dato muy interesante. Aunque cuando se habla de fichajes y de cambios en la tendencia se suele hablar de las grandes compañías y se suele posicionar a los grandes nombres como una especie de cebo para comprender que esto se tiene que hacer así, lo cierto es que el CGO no solo ha llegado a las multinacionales. El profesional empieza a estar también presente en firmas más pequeñas. De esos 455 CGOs, 192 trabajan en empresas de menos de 50 empleados.

    Tu escuela de negocios online especializada en el desarrollo ejecutivo de tu perfil profesional
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar