Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
¿Conseguirá la marca Trump canibalizar la marca EEUU?
185 Shares
  • TOP CONSULTANT Competitividad para organizaciones y directivos. Alta dirección, marketing, management...
  • Tu escuela de negocios online especializada en el desarrollo ejecutivo de tu perfil profesional
  • Presencial y Semipresencial en Madrid · UCJC · Prácticas Remuneradas ¡Admisiones abiertas!
  • Descubre la manera más rentable y efectiva de activar tu estrategia de marketing de contenidos
  • PuroMarketing

    Se ha reunido el G20 hace poco tiempo, el grupo de los países más importantes en el mundo y con el mayor peso económico del planeta, para intentar consensuar comportamientos y decisiones conjuntas, para trazar las políticas a aplicar. Se han tomado importantes decisiones y como cada vez es más habitual, el máximo mandatario de EEUU es el que más notoriedad ha adquirido, no precisamente por su contribución al éxito de la reunión…

    La marca país es uno de los valores que sin duda más beneficios (de todo tipo), reportan para cualquier estado. Un país con la imagen de solvencia, profesionalidad, innovador, solidaridad, compromiso con valores democráticos, etc… es un país que por esa imagen, genera mucho y muy buenos movimientos económicos, transacciones comerciales, acuerdos, alianzas, etc… La marca país es lo que define a un estado y la que genera el nivel de confianza, con respecto a otros países.

    Imaginaros que el país que más influencia tiene sobre el resto del planeta, como debería preocuparse por cuidar esta marca país, para seguir influyendo y mandando sobre el mundo, para mantener su poder. El poder está o se sustenta en la marca país de EEUU.

    Hace unos pocos meses los americanos y su sistema de elección, decidieron que fuese Donald Trump el dirigente más importante del país y por ende del mundo. Este empresario/showman mediático, se incorpora a la política hace poco tiempo y se aupó al poder tras muchos años de enriquecimiento, ruina, televisión y espectáculos, creando una clara imagen de lo que es la marca Trump (su principal negocio, es la gestión de esta marca). ¿Es currículo quizás algo inadecuado para llevar la rienda del país más importante de la tierra?, pues hay opiniones para todos los gustos. Trump siempre ha mantenido discursos y mostrado comportamientos chocantes, ideas confusas, y afirmaciones que se han catalogado de muchas cosas, casi ninguna de ellas, buena. Ha manejado bien (desde el punto de vista de conseguir audiencia y notoriedad) el medio televisivo, que le ha aportado gran parte del "éxito" que muestra y siempre con la misma propuesta, por lo que no ha engañado a nadie sobre lo que es, lo que quiere y cómo piensa. A través de twitter genera más información que en sus ruedas de prensas, además de intercambiar mensajes con quien se preste. Este es el personaje que los americanos han decidido que debía presidir EEUU y él ha decido hacer de su función como presidente, un programa de televisión.

    La cuestión es que en un mundo globalizado donde una tos en China se padece en el resto del mundo o donde hay que decidir sobre políticas universales que afectan a toda la población, ante esa situación, los americanos nos imponen a un político como Trump, que decide hace políticas de los años 20, donde ni el mundo ni el entorno era el mismo, donde esas políticas que esta aplicando pueden solucionar problemas puntuales a corto plazo y que crearan marabuntas de desgracias sociales a medio-largo plazo.

    Los americanos han decidido que la marca EEUU fuese gestionada por alguien absolutamente anacrónico en este tiempo en que vivimos. Trump ignora la globalización como fenómeno social-económico, descuida la necesidad de ayudar a mejorar a otros, para que mejoremos todos, que se tenga presente la diversidad de todo tipo como una oportunidad, no como una amenaza, el presidente de EEUU piensa que la casa que ocupamos, nuestro planeta, no tiene importancia cuidarla más allá de que sirva para generar dinero, sí solo dinero es lo importante, no riqueza. Y todo esto lo está mostrando de forma clara, insisto en que no ha engañado a nadie, en sus apariciones, en sus tuits, en sus comportamientos, en su relación con otros dirigentes, con otros países, en su forma de legislar y gestionar.

    Por todo esto creo que la marca Trump va a canibalizar la marca EEUU de no tomarse medidas. Esto puede suponer que: este país pierda el liderazgo del mundo, que se convierta en una fuente de conflictos irresolubles continuos, que la economía se vuelva un agente nocivo para la sociedad, que se generen mayores desigualdades entre personas, que vivamos en un mundo mucho más incómodo y conflictivo, que tengamos un planeta aún más afectado en su cambio climático y sobre todo a que se Trumpelice el mundo, por imitación o por imposición. Si la marca Trump se impone a la marca EEUU, el mundo tendrá graves problemas, por una cuestión de diferencias entre valores de marcas, sus brand essences son antagónicas en muchos aspectos.

    EEUU siempre ha presentado aspectos que podríamos discutir, criticar o alabar, pero sobre todo es diferente a los valores de los productos Trump. El target de la marca Trump en absoluto se corresponde con el público objetivo al que tiene que conquistar EEUU. Los mismos valores para públicos diferentes, no funciona.

    Queda constatado por estudios, que la marca país de EEUU ya ha perdido mucho valor con respecto a lo que representaba en otros tiempos. Esto que podría parecer un problema de los americanos, como os digo, no es así. Lo que han decidido los electores americanos, nos afecta a todo el mundo, es por ello que creo que se debe tomar medidas al menos para que su influencia se mínima el resto del planeta (que iluso, ¿verdad?).

    Si Trump fuese listo y un verdadero mago del marketing, como le han llamado algunos, utilizaría su marca para sus negocios exclusivamente e intentaría crear valor para la marca de su país y no confundir una cosa con la otra, aunque esto es muy difícil cuando se ha creado una marca empresarial de "éxito", de una personal, cuando se ha ganado a contracorriente unas elecciones complicadas, pues la persona cree que tiene que insistir en lo que a él le ha llevado al éxito, sea en ámbito que sea y para el público que fuese, cuando esto sabemos que no funciona, ni al él mismo le ha funcionado muchas veces (se ha arruinado varias veces). Creo que lo peor que se podrá decir es que EEUU es Trump y viceversa.

    La marca Trump amenaza a EEUU.

    TOP CONSULTANT Competitividad para organizaciones y directivos. Alta dirección, marketing, management...
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar