Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
177 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • La imprenta online exclusiva para profesionales de las Artes Gráficas, la Comunicación y el Marketing
  • Descubre la manera más rentable y efectiva de activar tu estrategia de marketing de contenidos
  • Semipresencial en Madrid · UCJC · Prácticas Remuneradas ¡Admisiones abiertas! · Inicio Febrero 2018
  • PuroMarketing

    Uno de los grandes temores que tienen los responsables de marcas y de empresas cuando se habla con ellos de estrategia online es que entrar en internet y permitir a los consumidores expresarse en la red tenga un efecto negativo sobre su negocio. Más allá del temor constante a que sus competidores dejen opiniones altamente negativas y que con ello lastren su negocio y sus resultados, está el temor al efecto de las opiniones negativas más o menos legítimas. ¿Qué ocurrirá si los comentarios de los consumidores son siempre negativos y si aprovechan para hacer sus 'venganzas'? ¿Qué pasa si se consigue una votación media demasiado baja y con ello se espanta a los demás consumidores?

    Las industrias de los contenidos son algunas de las que han señalado cómo los comentarios negativos y las malas votaciones tienen un impacto negativo en sus cuentas de resultados. Al fin y al cabo, ya lo tuvieron desde siempre, ya que los críticos literarios o de cine podían hundir un libro o una película con una avalancha de críticas demoledoras. Lo que ha hecho internet ha sido el dejarlas mucho más expuestas y el hacer que cualquiera se pueda convertir en un crítico de cine con solo un par de clics.

    Los últimos blockblusters del verano en la industria del cine estadounidense, la que marca la agenda del cine en todo el mundo, se han quedado en grandes fiascos y las majors de la industria culpan directamente al entorno de los comentaristas y sus votaciones. Son sus miserables estrellas online las que las han sepultado en taquilla.

    Pero ¿es exactamente eso cierto? ¿Tienen portales como ImdB o Rotten Tomatoes la culpa de que las grandes producciones fracasen y están realmente posicionando a los espectadores en contra de estos estrenos? ¿O hay algo más para explicar que un producto fracase que el que consiga malas votaciones entre los consumidores?

    Eso es lo que se ha preguntado un analista, que se ha centrado en ver cómo estadísticamente hablando las puntuaciones de Rotten Tomatoes afectan a los grandes estrenos de Hollywood. Su conclusión es que, a pesar de todo lo que se dice, no se puede culpar a las malas puntuaciones online de los malos resultados en términos de negocio.

    El analista, Yves Bergquist, un data scientist de la University of Southern California, analizó los datos de audiencia logrados y las críticas conseguidas por los 150 filmes que en 2017 han superado ya el millón de dólares en taquilla y los que desde 2000 han superado los dos millones a nivel global. Sus conclusiones son las de que, en términos de datos, no se puede establecer un vínculo entre una y otra cosa. Tener buenas o malas críticas en Rotten Tomatoes no impacta ni para bien ni para mal en la asistencia al cine. Las películas que han fracasado no lo han hecho, por tanto, porque los votantes las hayan castigado.

    Lo están comprendiendo al revés

    En realidad, lo que las productoras de cine no están viendo es que este tipo de servicios son una mina de información sobre los gustos y preocupaciones del público. "Cuando Hollywood se queja sobre las puntuaciones de Rotten Tomatoes, se están quejando en realidad de los gustos de sus audiencias, porque son lo mismo", señala el científico, tal y como recoge Quartz.

    Con el paso del tiempo, se ha producido una especie de conexión. Cada vez las opiniones de los críticos son más similiares a las votaciones que dejan los propios consumidores en la plataforma y viceversa. Los espectadores están simplemente diciendo lo que les gusta y lo que no. No es que dejen de ir a ver una película porque tenga una votación baja, sino más bien que de entrada ya no querían verla. Las votaciones son la guía para comprender lo que les interesa.

    Como apuntan en Quartz, todos estos datos se deben leer desde otro punto de vista. Lo que están diciendo es que las grandes productoras simplemente han dejado de comprender lo que interesa a su audiencia.

    La mejor formación en Marketing Digital. Ahora con un 30% de descuento en tu matrícula
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar