Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
¿Por qué triunfó Facebook desde un primer momento y por qué los consumidores sintieron que conectaban con la red social y con su funcionamiento?
¿Ha dejado Facebook de comprender la esencia de las conversaciones?
201 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Prepárate para decidir cuáles son las mejores estrategias en situaciones de mercado complejas
  • Que integra CRM, facturación y gestión de proyectos para hacerte tu día a día más sencillo
  • Fórmate en SEO, SEM, Analítica Web, Community Manager y Content Curator y crea tu propio proyecto
  • PuroMarketing

    Varias son las razones del éxito de Facebook (y el hecho de que al comienzo su acceso fuese restringido solo para unos pocos consumidores con cierto tipo de cuentas de correo electrónico ayudó y mucho) y una de ellas fue el que la red social funcionaba como una extensión natural de lo que los usuarios hacían fuera de la red social. Facebook era un lugar donde conversar y uno en el que se podían aplicar en cierto modo las mismas estructuras que en las interacciones personales. Las cosas eran bastante orgánicas en la red social, naturales, por así decirlo.

    Mucho han cambiado las cosas desde el principio de los tiempos en los que la red social se lanzaba al mercado. En el camino, Facebook ha ganado nuevos nichos de mercado, como los consumidores de más edad que han entrado en los últimos tiempos en la plataforma, pero ha perdido el peso que tenía entre los consumidores más jóvenes. Para los adolescentes, Facebook es casi un lugar de conversaciones formales. Para los millennials, Facebook ha dejado de ser el lugar en el que se contaba todo para dejar paso a otras redes sociales. Nuestra vida soñada ya no se cuenta en Facebook, sino que se intenta mostrar en Instagram.

    Esta realidad es bastante preocupante para Facebook, que no puede permitirse el perder a unos consumidores que son los que resultan más atractivos para las marcas y para sus presupuestos de marketing. Por otra parte, esta desaparición de ese efecto 'contarlo todo en Facebook' entre esos consumidores tiene un impacto también en lo que ocurre en la red social y en cómo y cuánto se hace en la misma. Facebook no se puede permitir perder no solo tiempo de uso sino también engagement, interacciones e información. Que los consumidores lo compartan todo en Facebook no solo les hace estar allí más tiempo, sino también permite a la red social acumular más información sobre los internautas y, por supuesto, vender más publicidad.

    Facebook está intentando posicionarse de nuevo como un espacio muy atractivo y como un espacio lleno de contenido que los consumidores querrán visualizar y con el que querrán interactuar. De ahí, por ejemplo, la aparición de las reacciones no hace tanto tiempo. Ir más allá del me gusta fue una manera de intentar lograr más actividad por parte de los usuarios. De ahí también la apuesta decidida por el vídeo. Y de ahí también el cómo Facebook quiere cambiar las conversaciones en la red social, aunque, como apuntan algunos analistas, es posible que con este movimiento la firma esté demostrando, en realidad, que no sabe cómo funcionan las cosas y que no comprenden lo que es interesante y atractivo en ese contexto.

    Lo que Facebook quiere hacer

    Como apuntan en Quartz, al hilo del último rediseño con el que está experimentando Facebook, su último movimiento parece indicar que ya no comprenden cómo funcionan las conversaciones y cómo operan, lo que se había convertido en uno de los elementos clave de su éxito primero. ¿Qué es lo que Facebook está haciendo mal? En sus últimas propuestas, está intentando convertir los links que uno comparte en una suerte de conversaciones.

    Las nuevas funciones permiten seguir un link compartido del mismo modo que se sigue una conversación. Cuando el usuario está en Facebook para escritorio, el link se abre como una conversación más del chat de la red social y los comentarios que suben los demás usuarios se convierten en una suerte de mensajes pop-up. Todo ese flujo de información se convierte, así, en una especie de elemento que está saltando todo el rato mientras se navega. Visualmente, no hay mucha diferencia entre lo que es una conversación normal y lo que son simplemente comentarios en un chat.

    De entrada, habría que preguntarse cuánto engaño no acabará creando esto. Al fin y al cabo, como bien saben quienes gestionan páginas en Facebook, muchos usuarios aún no tienen del todo claro que lo que dicen en los comentarios de una página pública puede ser visto por todo el mundo, creando hilos con conversaciones que deberían claramente estar en espacios cerrados.

    Pero, por otra parte, este nuevo formato parte de una especie de error de base, que es el que pensar que los comentarios que se dejan en una actualización son iguales a ojos de los usuarios que una conversación. En una conversación, se invierte tiempo, esfuerzo y concentración. En un hilo de comentarios, la cosa es más diferente.

    Se puede entender que Facebook quiera darle ese peso a los comentarios, para hacerlos más cercanos a las conversaciones y para hacerlos más relevantes, pero ¿será este movimiento en realidad un golpe a las funcionalidades de la red social y un paso hacia el que los usuarios sientan que la actividad es más molesta?

    El Postgrado más completo del mercado. Fórmate en la posición + buscada
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar