Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
Según un reciente estudio, el 20% de los ingresos publicitarios en la red van a parar a manos de estos operadores fraudulentos
194 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Presencial y Semipresencial en Madrid · UCJC · Prácticas Remuneradas ¡Admisiones abiertas!
  • #THEFUTUREJOBS. Anticípate al futuro y prepárate para los empleos que vienen ¡Más info!
  • Plan de Becas. Titulación Universitaria. Prácticas profesionales garantizadas. Bolsa de empleo
  • PuroMarketing

    Varios son los problemas a los que tiene que enfrentarse la publicidad online y con los que tienen que convivir las empresas y las marcas que la emplean para intentar llegar a sus consumidores. Así, está la cuestión de que los internautas son cada vez más reacios a los anuncios online y toman cada vez más decisiones que limitan el impacto de esos contenidos (añadiendo extensiones de adblocking a sus navegadores, por ejemplo). O también está el hecho de que empieza a haber cada vez una mayor corriente crítica con en qué medios se publican los anuncios de la marca (como demostraron las elecciones estadounidenses y la ola de críticas que recibieron en redes sociales marcas que se anunciaban en una cabecera). Y a todas estas cuestiones se suma también el fraude publicitario, que mueve cantidades muy elevadas de dinero y que es igualmente un problema muy serio para los diferentes jugadores de la red.

    De hecho, las últimas estimaciones apuntan a cantidades bastante elevadas de impacto de la publicidad fraudulenta. El coste global del fraude publicitario será, durante 2017, de 16.400 millones de dólares, como ha concluido un estudio elaborado por Adloox para The&Partnership y m/SIX. La cantidad es además más llamativa (y más dolorosa para la industria) porque supera ampliamente lo que había estimado la estadounidense Association of National Advertisers (ANA). Según sus estudios, ligados a lo que había pasado en 2016, el fraude publicitario movía 7.200 millones de dólares. Las previsiones de este último estudio superan ampliamente esas cantidades.

    ¿Por qué está creciendo la cantidad de dinero que genera el fraude publicitario? En realidad, es una suerte de elemento derivado de la propia naturaleza del mercado. Si se invierte más dinero en la publicidad online, se invierte también más dinero que acabará en manos del fraude publicitario. Si se alcanzan las previsiones de una elevada inversión en publicidad en internet en todo el mundo, quienes se llevan la parte fraudulenta también tendrán una parte más amplia de la tarta.

    Para llegar a estas conclusiones, realizaron durante un período de doce meses un análisis de 200.000 millones de peticiones publicitarias diarias y 10.000 millones de impresiones al mes, para estimar qué se servía y cómo. Según sus datos, el 20% de todo ello era fraude publicitario.

    ¿Qué es el fraude publicitario?

    Pero, ¿de qué hablamos exactamente cuando hablamos de fraude publicitario en internet? De entrada, el fraude publicitario es una de las cuestiones que ya no solo impacta en pérdidas de infresos para los medios legítimos sino que además hace que las marcas sean mucho más reacias a la publicidad online. Como apuntan en un informe de Google sobre el tema, "el fraude publicitario es potencialmente nocivo, ya que puede mermar la confianza". ¿Cuándo se produce fraude publicitario? A veces las marcas y empresas compran publicidad en plataformas de exchange que luego no se sirve donde se promete que se iba a servir (es uno de los casos que se mencionan en el estudio de Google).

    No es la única manera de hacer fraude publicitario. También están los clics fraudulentos realizados por redes de bots y la creación de páginas fantasma que sirven publicidad que en realidad nadie ve. De hecho, uno de los grandes casos de cibercrimen de los últimos meses fue una red rusa que podría haberse llevado entre 3 y 5 millones de dólares al día haciendo fraude publicitario. Por supuesto, cuando se desveló la existencia de la misma se tachó de la mayor red de este estilo jamás descubierta. Contaban con una sofisticada red de bots que parecían absolutamente humanos que hacían clic en la publicidad y que lograban grandes volúmenes de impresiones en las 250.000 webs falsas que habían creado.

    Prepárate para decidir cuáles son las mejores estrategias en situaciones de mercado complejas
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar