Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
194 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Conoce las responsabilidades jurídicas que existen en el entorno digital para proteger a tu empresa
  • Prepárate con el Máster más avanzado del mercado en que incluye: #Traffic #CRO #Analítica #UX
  • La imprenta online exclusiva para profesionales de las Artes Gráficas, la Comunicación y el Marketing
  • PuroMarketing

    Alphabet acaba de presentar sus resultados para el último trimestre de su año fiscal (el segundo). Los datos son importantes porque Alphabet es, desde no hace muchos años, el nombre oficial y corporativo de Google y los datos económicos de la compañía suelen servir no solo para medir la salud de la misma, sino también para comprender mejor cómo opera el mercado publicitario en internet.

    La compañía cerró el trimestre con unos beneficios un poco más bajos que en el pasado. Su beneficio neto cayó en un 28% pero lo hizo no por un cambio en el mercado sino por los efectos del contexto: Google ha descontado sus ganancias la multa impuesta por la Unión Europea de 2.740 millones de dólares, lo que hizo que solo ganase, en limpio, 3.520 millones.

    De hecho, los análisis se centran en el impacto de la multa de la UE y no tanto en el que pudo tener el boicot que varias marcas hicieron a YouTube por mostrar anuncios en lugares no deseados. A la luz de los datos (y de cómo los leen los analistas: oficialmente no hay nada sobre ello) el impacto de ese boicot fue bastante mínimo, un caso claro de mucho ruido y pocas nueces.

    Los ingresos totales fueron de 26.010 millones de dólares en el segundo trimestre, lo que supone un crecimiento del 21%.

    Mobile y vídeos son los segmentos con mayor crecimiento

    La compañía señalaba en sus últimas cifras que el mercado publicitario va bien y ese va bien (esto es, eso que hace que siga creciendo en recepción de anuncios) está muy ligado a los dispositivos móviles y a los vídeos. Sus segmentos de negocio que están creciendo más rápido son los anuncios en mobile y los de YouTube. "Los resultados reflejas dos tendencias: un cambio en progreso hacia lo móvil y un crecimiento de la cantidad de dinero que llega desde YouTube", señala un analista a The Wall Street Journal.

    La compañía ha visto cómo los clics en los anuncios subían durante el período. Es decir, los consumidores están recibiendo más anuncios y visitando más anuncio. En comparación con los datos del año pasado, el clic en anuncios subió en un 52%.

    Pero no son ni de lejos tan rentables como el escritorio

    Esto son buenas noticias para la compañía, que ve como sus cifras en general muestran tasas de crecimiento, pero no lo son tanto cuando se va al detalle. Si se analiza de forma más en profundidad las cifras, se verá que las cosas tienen un lado oscuro. Y es que, aunque sí es cierto que ha crecido el clic en anuncios, no lo ha hecho tanto el valor de cada clic.

    De hecho, los ingresos por clic han caído en un 23% en el trimestre, lo que, según el Journal, es la mayor caída en la comparación de dos métricas en los resultados de Google en los últimos seis años. Esto ocurre porque, por muy tendencia que sean y por mucho que se hayan convertido en el elemento a futuro, la publicidad móvil y de vídeo no es tan lucrativa como lo era la de escritorio. Estos anuncios generan menos dinero.

    El problema de pagar más a los socios móviles

    Por otra parte, el crecimiento del universo móvil y el hecho de que esté generando más dinero está haciendo también que Google tenga que pagar más dinero a sus partners móviles, no solo los que sirven sus anuncios en este espacio sino también los fabricantes de móviles que mantienen a Google como motor de búsqueda predeterminado.

    Este crecimiento de los pagos a socios (lo que se conoce como traffic acquisition costs, costes de adquisición de tráfico) han tenido un impacto directo en cómo se han visto los resultados de la compañía. A pesar de sus números tan positivos en general, los inversores han visto los resultados de forma crítica y las acciones de Alphabet cayeron un 3% en las cotizaciones tras cierre.

    Si en el mismo período del año pasado Google pagó a sus asociados 3.980 millones de dólares, en este último trimestre fue de 5.090 millones, lo que supone el 22% de sus ingresos por publicidad (en el año pasado era el 21%). Dado que la compañía está viendo cómo los beneficios son más difíciles de lograr por el impacto de la caída de la ganancia por clic, los inversores empiezan a ver la situación de una forma un poco más crítica. Como apuntaba un experto a BusinessInsider, no es exactamente el fin del mundo, pero sí una muestra de que el modelo de negocio está cambiando.

    Presencial y Semipresencial en Madrid · UCJC · Prácticas Remuneradas ¡Admisiones abiertas!
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar