Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
240 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Prepárate con el Máster más especializado del mercado. #IOT #SEM&SEO #CLOUDING ¡Ahora con Descuento!
  • Descubre la manera más rentable y efectiva de activar tu estrategia de marketing de contenidos
  • Estratégica y táctica en Social Media y CM, Content, Marketing Digital, RRPP y Digital Analytics
  • PuroMarketing

    Las marcas y los responsables de su estrategia tienen cada vez que enfrentarse a más y más variados problemas y a más exigencias. En el caso de internet y lo que hacen en ese entorno, las empresas ya no pueden continuar apostando por el todo vale y tienen que ser cuidadosas con desde el tipo de anuncio que emplean hasta el escenario que escogen para mostrarlo al mundo. Los consumidores son cada vez más críticos con más y más cosas. No solo no quieren que los anuncios sean molestos y esperan que las marcas y las compañías se esfuercen para no resultar invasivas, sino que además están cada vez más preocupados con con quién se asocian las empresas a la hora de lanzar esos anuncios.

    Esto es, para el consumidor los valores del medio en el que han encontrado el anuncio tienen un efecto contagio sobre la marca y la empresa que aparece en esa publicidad. Los internautas no separan continente de contenido y dan por hecho que si te anuncias en un lugar estás apoyando esa línea editorial.

    El pensamiento tiene cierta lógica. Al fin y al cabo, los medios de comunicación viven de los anunciantes y es la publicidad la que hace que lleguen a fin de mes. A los consumidores ya no les importa que en ocasiones la presencia de esos anuncios escape al control de la marca y que las redes de publicidad programática posicionen los anuncios de forma automatizada, sin que importe realmente quién o dónde entran esos anuncios.

    Todo ello se ha vuelto mucho más claro en los últimos tiempos, cuando el boom de las noticias falsas y el hecho de protagonizasen artículos y análisis en todo tipo de medios y cabeceras hizo que la cuestión estuviese en boca de todos. Si a eso se suma el escándalo que ha supuesto que varias grandes marcas se estuviesen anunciando en medios extremistas o de contenidos racistas, se puede ver la foto completa.

    A las marcas y a las empresas y a sus responsables de marketing no les queda más remedio, por tanto, que partir de una nueva realidad. Tienen que anunciarse en medios de calidad y en medios con una buena reputación. Si la imagen del medio va a repercutir en la imagen de la marca, no queda más remedio que ser muy exigente con cómo y dónde se van a servir esos anuncios.

    La cuestión, en cifras

    Las cifras y los estudios no parar de apoyar esa idea, como recuerdan en un análisis de The Drum. Los consumidores son cada vez más activos a la hora de boicotear a aquellas marcas y empresas cuya publicidad aparece en lugares indeseados. El 66% de los consumidores señala, de hecho, que el respeto que pueden sentir por una marca se reduce cuando encuentran su publicidad en algunos de esos sites. Un 10,5% asegura que deja de comprar en el momento exacto en el que ve esos anuncios y el 37% que esa aparición puede afectar a sus decisiones de compra futuras. Un 9% irá directamente a quejarse a la marca o a la empresa en cuestión.

    Por ello, anunciarse en un lugar poco deseable no sale a cuenta y las compañías tienen que ser muy cuidadosas con las listas de medios en las que introducen su publicidad.

    Y no solo eso: los consumidores también están preocupados por otra cosa, una que podría suponer un problema para los medios de comunicación online y el hecho de que en los últimos años se ha puesto de moda introducir herramientas de contenidos relacionados de pago. Un 85% de los encuestados está muy preocupado por lo fácil que es que les redirijan a contenidos ofensivos o cuestionables. Esto es, creen que es demasiado sencillo el acabar haciendo clic en algo y que sea al final eso.

    Las marcas y las empresas no solo tienen que tener esto en cuenta, sino también tienen que preocuparse por cómo diseñan sus anuncios. Otro de los datos del estudio es la constatación de que los consumidores solo prestan atención al anuncio cuando este es interesante. Es lo que hace el 58% de los consumidores (un 40% tiene un adblocker).

    Estructurado y adaptado a las necesidades y el funcionamiento del sector empresarial de la moda
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar