Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
El verano es una oportunidad
Las empresas y marcas no deben perder de vista sus objetivos en verano y no deben relajarse
Por qué las marcas no deben descuidar su presencia en redes sociales en verano
1.052 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Másteres en Gestión empresas de Moda, en Marketing Moda y en Estilismo, Publicidad y Audiovisuales
  • Matricúlate en los másters de marketing digital, social media, ecommerce o mobile business
  • Selecciona contenidos y crear de forma sencilla tus eBooks en PDF
  • PURO MARKETING

    Cuando llega el verano, todo se relaja. Quizás sea porque el calor nos deja un poco más aturdidos, quizás sea porque la inminencia de las vacaciones hace que lo veamos todo de un modo distinto o quizás todo está un poco como pendiente porque realmente nos vamos de vacaciones y lo dejamos todo para la vuelta. Pero a pesar de todo ello, y a pesar de que nuestras prioridades cambian y de que todo parece funcionar de una forma más relajada, las marcas no deben perder de vista lo que tienen que hacer y, sobre todo, no deben olvidar al consumidor. Ellos pueden relajarse, las marcas no deben hacerlo.

    Las empresas y marcas no deben perder de vista sus objetivos en verano y no deben relajarse

    Uno de los elementos que marcaba el calendario de las tiendas era, tradicionalmente, la llegada del mes de agosto. Ese era el momento en el que todo parecía cerrar en las ciudades y en el que todo el mundo parecía desaparecer. Los comercios estaban llenos de letreros que avisaban de que no abrirían hasta finales de mes y la actividad parecía decaer por completo, como si todo el mundo se hubiese ido de repente a la playa y como si no hubiese vida realmente en la ciudad. Era como si todo el mundo se tomase vacaciones y como si las empresas pudiesen de pronto parar. Las cosas ya no son como eran y las ciudades ya no son ciudades fantasmas en agosto. Cierto es que algunos comercios siguen echando el cartel del cerrado de vacaciones y que muchos siguen marchándose de vacaciones durante ese momento. Quien se haya quedado en alguna de las grandes ciudades durante ese período, habrá vivido el placer de viajar en vagones de metro mucho más vacíos y de ver como las colas se reducían.

    A pesar de ello, las marcas ya no deben perder de vista sus objetivos en verano y no deben relajarse. Sí, puede que la actividad siga siendo aún un poco menor, pero la verdad es que las cosas ya no son exactamente iguales que el pasado. Internet ha hecho que el cómo y el cuándo se hayan convertido en mucho menos relevantes y las pautas de consumo siguen siendo un poco las mismas. Los consumidores siguen queriendo que las marcas sean rápidas y eficientes y poco les importa si están en la playa o si están en la oficina. Las redes sociales son durante el resto del año un escenario en el que las marcas deben estar prácticamente 24h/7 activas y siendo eficientes. Y siguen siéndolo en verano.

    ¿Qué es lo que deben tener en cuenta por tanto las compañías?

    La verdad es que, a pesar de todo, la presión por ser eficiente y efectivo en redes sociales y por seguir siendo activo no decae en verano y las marcas no deben ni parar la actividad ni descuidar su presencia social. Ellos no se pueden marchar de vacaciones.

    Cómo sobrevivir al verano

    Por ello, la actividad no puede pararse. Las marcas tienen que mantener, aunque sea, unos servicios mínimos en redes sociales y tienen que mantener la actividad sea como sea. Pensar que va a haber menos personas viendo lo que se está subiendo a Facebook no debe servir como excusa para publicar menos o publicar nada. Parar por completo las actualizaciones en redes sociales es, de hecho, una estrategia bastante cuestionable en lo que a las marcas se refiere. El flujo de actividad debe mantenerse.

    Para las marcas, el verano es una época complicada porque sus recursos en personal descienden. Tienen a menos personas trabajando y cuentan con menos potenciales empleados para solucionar sus problemas y para gestionar su presencia en redes sociales. Para aquellas grandes compañías que tienen un equipo amplio en redes sociales, la estrategia pasa por, como ocurre con los demás departamentos, rotar las vacaciones. Pero ¿qué ocurre con aquellas marcas en las que las redes sociales están al final en manos de una única persona? Encontrar a un sustituto es una buena opción (la mejor, sin duda), ya sea dentro de la propia empresa o fuera.

    El verano es una oportunidad

    Y, además, las marcas deberían tener en mente que el verano puede ser una poderosa oportunidad para posicionarse con contenidos y para diferenciarse de la competencia. Cuando los demás pueden haberse permitido relajarse y estar por tanto más lentos, las marcas más avispadas pueden aprovechar para posicionarse por delante y llamar la atención de los consumidores a quienes esas marcas están descuidando.

    A esto hay que sumar, además, que el verano es un gran generador de oportunidades él mismo. Las marcas pueden aprovechar el tirón de las nuevas oportunidades ligadas a la temporada y deben igualmente ser capaces de adelantarse a la situación y a las necesidades específicas que tendrán los consumidores durante estos meses.

    Matricúlate en los másters de marketing digital, social media, ecommerce o mobile business
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar