Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
Cómo las marcas están creando armadas de trabajadores-portavoces en redes sociales
545 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • El 70% de las compras se deciden en punto de venta. Aprovecha la promoción
  • Conoce las responsabilidades jurídicas que existen en el entorno digital para proteger a tu empresa
  • Prácticas profesionales, asesoramiento individualizado, headhunters, inglés Premium opcional
  • PURO MARKETING

    La irrupción de las redes sociales y su creciente popularidad ha obligado a las marcas a tener que afrontar una serie de decisiones y movimientos estratégicos en los últimos tiempos. Las grandes compañías tienen equipos más o menos amplios de expertos y trabajadores del área de las redes sociales trabajando para garantizar que la presencia de la compañía en estos entornos sea la que debe ser. Las compañías más pequeñas tienen equipos mucho más pequeños, pero también han fichado al consabido profesional de social media marketing para conectar con los consumidores y establecer los parámetros de lo que debe hacerse en el entorno social.

    Pero ¿son suficientes estos profesionales? ¿O deben acaso las marcas ser más ambiciosas en números y deben crear redes mucho más amplias de portavoces en redes sociales? Algunas marcas han trabajado en los últimos tiempos para tener una red amplia y variada de influencers que hablen de ellos y de sus productos. Disney, por ejemplo, tiene una armada de madres (y algún padre) que funcionan como evangelistas de sus productos y servicios. Disney no paga en dinero a estas madres, ya que no son parte de su equipo de comunicación. Son, simplemente, consumidoras contentas con sus productos y consumidoras a las que la compañía intenta mantener siempre al día de lo que hace u ofrece.

    Algunas compañías, sin embargo, están yendo un paso más allá y están creando redes (de pago) de portavoces de marca, redes mucho más amplias que lo que llega de forma orgánica y muchísimo más amplias y ambiciosas que el número de personas que conforman el equipo de redes sociales. Las marcas están creando una suerte de ejércitos de personas que hablan de su marca y de sus productos y están haciéndolo desde dentro.

    Muchos estudios han señalado a lo largo de los años la importancia que tienen los propios trabajadores de la marca como embajadores de la compañía. Los consumidores se fían de ellos y valoran sus opiniones, en una suerte de 'si lo recomiendan ellos tiene que ser bueno'. Muchas marcas se tomaron estas ideas de una forma excesivamente literal e intentaron obligar a sus trabajadores a ser portavoces de sus productos y servicios, el clásico 'quiero que publiques esto en tus redes sociales', lo que implica no haber comprendido en absoluto cómo funciona el universo de lo social y lo que no genera buenos resultados. Otras marcas comprendieron mejor lo que requieren los tiempos y empezaron a crear los escenarios necesarios para incentivar este tipo de comportamientos y hacerlo, además, de una forma 'friendly'.

    Algunas grandes marcas están yendo un paso más allá y están intentando crear una suerte de ejércitos en las redes sociales, de grupos gigantescos de personas que hablan de la marca, echando la red para pescar portavoces dentro de la propia compañía. Algunas grandes firmas están creando programas y campañas para acentar que sus propios trabajadores compartan historias positivas y que conecten con los consumidores en sus perfiles sociales, tal y como recogen en AdWeek.

    Cientos de trabajadores hablando de la marca

    Y esto tiene un impacto directo no solo en cómo se habla de la marca sino también en cómo se gestionan las relaciones entre los trabajadores y cómo se crean mecanismos para potenciar las conversaciones. IBM 'movió' en un momento a 1.000 empleados al departamento de redes sociales, para que entraran en el trabajo de gestionar y producir conversaciones. Esos trabajadores reciben parte del trabajo hecho. La firma pone a su disposición seis historias diarias para que puedan compartir la que más les interesa en redes sociales.

    Otras compañías, como MasterCard, han creado canales sociales internos, en los que los trabajadores pueden compartir contenidos y de ahí saltar con ellos a Linkedin, Twitter o Facebook.

    Y, como apuntan los datos de algunas de las firmas que están lanzando este tipo de programas, este tipo de acciones no solo consiguen un mejor impacto entre los consumidores (mucho mejor que lo que consiguen los post de marca) sino que además están logrando un mucho mayor impacto orgánico e incluso motivar más a los empleados. Las cifras de trabajadores que participan en este tipo de programas suele ir en aumento a medida que pasa el tiempo (siempre que la marca haga bien las cosas).

    El 70% de las compras se deciden en punto de venta. Aprovecha la promoción
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar