Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
419 Shares
  • Lo fundamental es la creencia de que podemos "crear" nuestro futuro.
  • Utiliza los consejos de Selligent para sacar el máximo partido a tus campañas de marketing online
  • Plan de Becas. Titulación Universitaria. Prácticas profesionales garantizadas. Bolsa de empleo
  • Conoce las responsabilidades jurídicas que existen en el entorno digital para proteger a tu empresa
  • PURO MARKETING

    Hoy en día es común escuchar en círculos de consultoría de gestión organizacional la expresión "Thing outside the box" (pensar fuera de la caja), no se trata de algo nuevo, tiene su origen en 1969 donde parece que hay una cierta controversia en relación a su procedencia, existen dos versiones la de John Adair que popularizó el término con el rompecabezas "los 9 puntos" y la otra de Mike Vance que de acuerdo con él, lo utilizó anteriormente en un entrenamiento de grupo de consultoría corporativa de Walt Disney.

    El concepto actualmente gana relevancia debido a las contingencias sociales, tecnológicas y principalmente en los cambios en la manera de vivir. Estos cambios se centran en las personas, se aceleran y se dinamizan debido a las nuevas tecnologías, especialmente las de comunicación, acarreando efectos que están impactando en la psique de las poblaciones, alterando constantemente los procesos de interpretación de la realidad y afectando sus relaciones con lo social y el mundo. En este nuevo escenario lo que funciona está dejando de funcionar. Por esta razón las empresas buscan lo que llaman "pensar fuera de la caja".

    Pienso que primero de todo hay que identificar lo que es la "caja", existen varios tipos de organizaciones con distintos aspectos, dimensiones, potencia, activos, eficacias, amplitud, etc. pero todas tienen aspectos comunes, las cajas, las organizaciones o empresas son espacios de circulación de cierto tipo de pensamientos que operan y trabajan con la finalidad de alcanzar el mayor beneficio o lucro posible mediante la disposición de flujos de capital y medios (trabajadores, maquinaria, logística, etc.), conformando una composición o mix de productos o servicios, precios, "place", comunicación y competencias digitales que tienen la intención de atender las necesidades y deseos de los consumidores (englobando necesidades y deseos subyacentes de los complejos de envidia, vanidad y de egocentrismo).

    El entorno dominante o poder (accionistas, presidentes, gerentes, directores y otros), son los que especifican y determinan, metas, objetivos, estrategias, tácticas que deben ser desarrolladas por el resto de la organización. El conjunto de estos factores y acciones correspondentes, contribuyen de forma significativa en la llamada cultura organizacional y en la forma de hacer e interpretar la vida dentro de la empresa, estructurando lo que seria el "pensar dentro de la caja".

    Se puede deducir que el departamento de Marketing y Comunicación a través de sus técnicos y creativos son los encargados de pensar fuera de la caja, analizando la viabilidad y buscando la adecuación de su mix o compuesto mercadológico a las nuevas necesidades, expectativas, ventajas y oportunidades que el mercado ofrece.

    Entretanto las empresas empiezan a comprender que no es solamente un problema de adecuación mercadológica, de tener nuevas ideas y de creatividad, la realidad es que estamos transitando y viviendo una nueva revolución, dejando la sociedad industrial, pasando de una etapa predecible, lenta, controlable, confortable, institucionalizada, de valores sólidos, tangible y relativamente simple a una más compleja, inestable, fuera de control, rápida, intangible y de valores líquidos. Las "cajas" perciben que están anquilosadas a principios dogmas y contenidos prácticamente universales establecidos por la revolución industrial que ya no encajan en esta nueva sociedad en red, totalmente conectada, donde el individuo gana poder, notoriedad y de alguna forma todos pasamos a ser social media, interactivos y capaces de impulsar ideas, críticas e influencias. No se trata más de conservar y sí de adaptarse o evolucionar para poder mantenerse competitivo. Hay que identificar los factores emergentes de esta nueva realidad. Es necesario tener la capacidad de abstracción de cristalizar la otra manera de hacer las cosas, de entender los problemas desde un punto de vista original, encontrar algo diferente, oportunidades ocultas que las paredes de la caja no te dejan ver.

    Más que pensar fuera de la caja es imaginar un nuevo tipo de "embalaje" es necesario entender de forma holística la complejidad actual, tener el pensamiento libre de lo preestablecido, ser osado, tener convicción y determinación para enfrentar los cambios.

    "Si hubiera preguntado a mis clientes que es lo que necesitaban, me hubieran dicho que un caballo más rápido" Henry Ford.

    Henry Ford fue un ejemplo de innovación y de "pensamiento fuera de la caja", su visión global fue la clave del éxito, no inventó nada nuevo, supo aplicar y adecuar la tecnología existente y teorías como la de Taylor implantando la producción en cadena y la especialización, así pudo reducir los costes de sus automóviles (el modelo Ford T). Fue un pionero del estado del bienestar, buscó mejorar el nivel de vida de sus trabajadores y reducir su rotación, entendía que para ser más eficiente, debería contratar y mantener a los mejores trabajadores, redujo la jornada laboral de 9 a 8 horas al días y a 5 días a la semana, incrementó salarios y estableció un sueldo mínimo con la intención que sus trabajadores pudieran comprarse los coches que producían, impregnó la organización con un propósito: "el automóvil universal", un coche accesible al pueblo.

    Estaremos de acuerdo en mayor o menor medida que hay que haber cambios en las organizaciones actuales, pero lo que seguramente coincidiremos es que la teoría es una y la práctica es otra.

    Podemos entender que las organizaciones están inmersas en un ambiente político, de intereses y competitivo (interno y externo), donde sus participantes en general defienden su cargo, su poder y su sueldo y es justamente en este punto que se centra la problemática y resistencia al cambio. Los que están dentro de la caja harán lo posible para defender sus posiciones, intereses, ventajas, confort, creando resistencia y oposición en una tentativa de mantener el "status quo".

    Otro factor a ser llevado en consideración es el pragmatismo empresarial que no busca ningún tipo de verdad universal, humanística o filosófica. La empresa tiene una misión donde se determinan metas y una serie de objetivos temporales que para alcanzarlos derivan en acciones tanto estratégicas como tácticas que tienen un efecto que normalmente se mesura a través de factores tangibles y contables, medibles en ganancias o pérdidas. Conforme el resultado positivo o negativo, habrá una respuesta de la empresa de forma de readecuación o mantenimiento de los objetivos en un proceso de periodos determinados y cíclicos.

    La reflexión es como preparar la organización para la adaptación o evolución para hacer frente a este nuevo paradigma, no se puede simplemente contratar a un consultor, una celebridad del marketing, un filósofo renombrado o un gurú y que a través de un discurso apropiado, lógico y convincente de pensamiento "fuera de la caja" sea capaz de cambiar la manera de hacer las cosas y la cultura de una organización, antes hay que predisponer y asentar bases de disposición para la aceptación y colaboración en relación a nuevos conceptos o cambios.

    Es necesario que el ambiente de poder, por interés o creencia, esté dispuesto a enfrentar y articular el cambio. Es imprescindible la figura de un líder con relevancia, legitimidad y reconocimiento por parte de sus liderados.

    Hay que elaborar una estrategia de respuesta al cambio, abrir vías de comunicación, legitimidad y accesibilidad a todos los integrantes, independiente del cargo o función que desempeñe de manera que puedan contribuir con su potencialidad. Toda la organización debe estar preparada para aceptar los cambios y comprometida aportando sus conocimientos, virtudes, ideas, creatividad y tener la oportunidad de participar en la construcción del proceso de desarrollo organizacional.

    Estoy convencido que en este nuevo contexto, las personas son lo principal, no se trata solamente de lucro o beneficio, la clave que puede catalizar e impulsar el conjunto organizacional al éxito, son los propósitos humanísticos y sociales que tienen como visión hacer un mundo mejor.

    "La visión sin ejecución solo es una alucinación" (Henry Ford).

    El mundo que nos formó está obsoleto, lo que nos da la posibilidad de hacer las cosas diferentes:

    Lo fundamental es la creencia de que podemos "crear" nuestro futuro.
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar