Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
El peso del storytelling
las marcas siempre están "contando cosas" y por tanto deben ajustarse a las ideas que sostienen el éxito de las cosas bien contadas.
361 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Prepárate para decidir cuáles son las mejores estrategias en situaciones de mercado complejas
  • La formación en comunicación empresarial y dirección para los responsables de la comunicación de hoy
  • Externaliza tus contenidos con Lowpost y multiplica tu productividad generando contenidos de calidad
  • PuroMarketing

    Una de las lecciones que acabamos aprendiendo los periodistas tras algún tiempo en el trabajo y viendo cómo los lectores reaccionan a nuestras informaciones es que, muchas veces, lo más importante no es el tema. Seguramente, todos los autores tenemos historias de frustración sobre artículos sobre temas apasionantes, temas que deberían haber funcionado mucho mejor de lo que lo hicieron y haberse convertido en muy compartidos en redes sociales y que, sin embargo, se quedaron medio olvidados entre las noticias del día. Por ello, acabas descubriendo que no solo importa el tema sino también la suerte y que el momento en el que algo se publica puede convertirse en clave para triunfar (o no) con ello. Y, sobre todo, acabas descubriendo que no solo importa lo que se cuenta y el momento en el que se hace sino también el cómo se presenta esa información al que la recibe.

    Y es que tan importante es contar algo relevante como el contarlo bien. Por bien se pueden entender muchísimas cosas, cierto es, desde tener más o menos talento para construir el contenido hasta ser capaz de hacer que los temas más complejos resulten más interesantes y más fácilmente legibles. Contar bien una cosa no implica usar todos los recursos literarios que se puedan imaginar ni tampoco echar mano de todas cuantas palabras esdrújulas existen en el diccionario. Y narrar algo de un modo atractivo e interesante supone la gran diferencia entre que el lector lea el primer párrafo y deje la historia y que llegue hasta el final de la misma.

    Estas lecciones que todos los periodistas acabamos aprendiendo, muchas veces gracias a la frustración de esos fracasos que consideramos injustos, son, en realidad, lecciones muy importantes que las marcas deberían interiorizar también. Se podría decir que, ahora que estamos en plena obsesión con el marketing de contenidos, resulta crucial entender esta cuestión, pero lo cierto es que la idea tiene muchas más implicaciones que el marketing de contenidos. Al fin y al cabo, las marcas siempre están contando cosas y, por tanto, deben ajustarse a las ideas que sostienen el éxito de las cosas bien contadas.

    En resumen, no vale con contar cosas interesantes y datos importantes o relevantes (que también) sino que además hay que saberlos contar bien. Es decir, no solo importa lo que se cuenta sino también el cómo se cuenta.

    El peso del storytelling

    Y, al final, se vuelve a uno de esos puntos que se repiten una y otra vez en los artículos y en los análisis, uno que ha protagonizado ya tantas recomendaciones de cuestiones que no se deberían perder de vista, que resulta un tanto sorprendente descubrir que aún no tenemos absolutamente clara la importancia de contar las cosas como deben ser contadas. Es decir, a pesar de todo aún no está muy claro que el storytelling no solo hace que las cosas sean más 'bonitas' sino que además las hace mucho más efectivas.

    No son pocas las empresas que en los últimos tiempos han empezado a fichar a profesionales altamente especializados para ayudarles a posicionarse en el mercado y, sobre todo, a dotarse de narrativa. Algunas empresas cuentan hasta con escritores en plantilla que funcionan como jefes de narrativa, es decir, que son quienes determinan cómo contar la historia de la marca y contar la marca en sí así también para poder, de este modo, llegar mejor al consumidor. Otras muchas están incorporando a expertos en contenidos para potenciar su estrategia de marketing de contenidos y para hacer que su presencia en redes sociales sea mucho más efectiva.

    Lo cierto es que, sin embargo, saber contar una historia tiene un efecto mucho más transversal y funciona a muchos más niveles. Saber usar bien las herramientas para desarrollar bien lo que se cuenta ayuda a posicionarse mucho mejor y a obtener muchísimos mejores resultados. Un buen storytelling puede hacer que las ventas lleguen a subir en un 75%.

    La mejor formación en Marketing Digital. Ahora con un 30% de descuento en tu matrícula
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar