Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
El estudio desvela unos cuantos problemas sobre cómo se construye la identidad visual partiendo de los logos
399 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Conoce las responsabilidades jurídicas que existen en el entorno digital para proteger a tu empresa
  • Semipresencial en Madrid · UCJC · Prácticas Remuneradas ¡Admisiones abiertas! · Inicio Febrero 2018
  • Prepárate con el Máster más avanzado del mercado en que incluye: #Traffic #CRO #Analítica #UX
  • PuroMarketing

    Los logos son una parte crucial de la estrategia de branding y un elemento que las marcas y las empresas cuidan con especial atención. El logo será lo que el consumidor recuerde, lo que asocie a la marca y lo que por tanto funcione como una suerte de carné de identidad de la misma. En nuestra memoria quedan grabados.

    Pero lo cierto es que, a pesar de lo conocidos que nos parecen los logos de las marcas y aunque tienen un reconocimiento que muchas veces es muy elevado, nuestro cerebro no los recuerda de un modo tan detallado como podría parecernos. Eso es lo que ha demostrado un estudio reciente realizado por Signs.com, que partiendo de una muestra de consumidores estadounidenses les pidió que dibujasen, partiendo de su memoria, el logo de 10 marcas. El estudio no usó logos poco populares o marcas 'complicadas', sino más bien enseñas conocidas que los consumidores recuerdan habitualmente muy bien. Así, tuvieron que dibujar de memoria los logos de Ikea, Starbucks, Buger King, Adidas o Apple, entre otras.

    Los resultados del estudio son por un lado, y como reconocen en AdWeek, muy divertidos (los dibujos tienen muchas veces un cierto aire cutre que los hace graciosos, al tiempo que son muchas veces muy poco cercanos a la realidad) y, por otro (y muy relacionado con la última explicación), una cuestión de reflexión para las marcas. Y es que en medio de todo lo dibujado (un total de 80 horas de trabajo y de 1.500 dibujos), solo una pequeña fracción de los logos dibujados desde la memoria son realistas o se parecen al logo 'de verdad' que intentan representar.

    En general, el logo que presenta mejores resultados en los dibujos es el de Ikea. El 30% de los dibujos hechos por los consumidores son casi perfectos y se parecen por tanto al logo real de la compañía. Un 56% de estos dibujos son buenas interpretaciones (no necesariamente exactas pero bastante próximas). En el otro extremo de la lista se sitúa Starbucks, aunque quizás, desde fuera, no parezca un resultado tan sorprendente. El logo de Starbucks es bastante difícil de dibujar, se recuerde como se recuerde. Los resultados son un tanto desastrosos. Solo el 6% dibujó casi perfectamente la imagen y solo un 17% lo hizo bien.

    Para qué sirve este estudio

    El estudio no es simplemente una curiosidad graciosa, sino que permite comprender mucho mejor cómo vemos los logos y el peso que nuestro cerebro les da. Así, en realidad, los logos son visiones borrosas que vemos deprisa y sin fijarnos tanto.

    La sirena del logo de Starbucks, por ejemplo, lleva una corona, aunque los consumidores, una vez que se les pide que lo recuerden, no lo acaban de ver claro. De hecho, la mitad de los encuestados estaba convencido de que no la llevaba. Por el contrario, uno de cada cinco participantes en el estudio le ponían un sombrero al árbitro del logo de Foot Locker cuando no lo lleva.

    No es el único punto interesante que ha desvelado el estudio. Los consumidores no recuerdan igual todos los elementos que conforman un logo y algunos son mucho más sólidos en términos de memoria y percepción. Así, el 80% de los consumidores escogió de forma correcta los colores con los que tenían que colorear los logos que estaban dibujando. Los colores son información más sólida, que recordamos mejor, al menos en lo que los logos se refiere. Las formas y los elementos a mayores son, frente a ellos, mucho más difíciles de recordar.

    Las compañías y las marcas también deberían tener muy en cuenta los resultados del estudio cuando hacen campañas de rebranding. Hacer un rediseño del logo suele ayudar a refrescar la imagen o a dar nuevos mensajes a los consumidores, pero también, como demuestra el estudio, crea confusión. En la memoria de los consumidores el viejo logo y el nuevo acaban mezclándose de un modo un tanto borroso y a la hora de recordarlo se recuerda en realidad una mezcla entre lo viejo y lo nuevo.

    Esto ocurre especialmente cuando el viejo logo tenía algún elemento que resultaba muy reconocible y poderoso. El logo de Burguer King, por ejemplo, se sigue recordando de forma bastante notable con una corona, aunque ya no la lleva.

    Descubre la manera más rentable y efectiva de activar tu estrategia de marketing de contenidos
  • Comentarios (1)
    • Publicado el 06-10-2017
      Por eso, entre otras cosas, es importante diseñar un logo lo más sencillo posible, lo que facilita que al consumidor lo más inmediatamente posible se le quede grabada la marca.
      -1 Valora este comentario Responder
  • Anónimo
    Si te ha gustado este contenido, puedes sumarte al debate con tu opinión y comentarios