Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
Por qué es una idea nefasta
La publicidad invasiva y molesta crea resultados en el corto plazo, cierto, pero tiene repercusiones muy negativas.
¿Están quemando el atractivo de la smart TV llenándola ya de molesta publicidad?
323 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Másteres en Gestión empresas de Moda, en Marketing Moda y en Estilismo, Publicidad y Audiovisuales
  • Máster en SEO y Posicionamiento Web en Buscadores. 100% práctico en IEBS la Escuela Online nº1
  • Ven a la conferencia gratuita el próximo 4 de octubre en IL3-UB. ¡Reserva tu plaza!
  • PURO MARKETING

    Las smart TV se han convertido en una de las grandes esperanzas de la televisión y en uno de los elementos por los que están apostando más y más las compañías fabricantes para renovar el parque de televisores. A esto hay que sumar que las smart TV se podrían convertir en la solución a un serio problema que tienen las propias cadenas de televisión: la tele está compitiendo con internet a la hora de lograr mantener a las audiencias y los consumidores esperan cada vez más que los contenidos sean interactivos, que se pueda acceder a la carta o que tengan las ventajas que aporta la red. ¿Serán las televisiones inteligentes las que consigan mantener al espectador delante de la pantalla o las que creen un nuevo escenario en el que los consumidores vuelvan a conectar con el televisor?

    Lo cierto es que, por el momento, lo que sí parece claro es que a los fabricantes y a los responsables de su desarrollo hay un elemento que se les está yendo un tanto de las manos. Las smart TV son un elemento nuevo y emergente y uno aún por asentarse? y sus responsables podrían estar quemándolo ya abusando de la publicidad. En los últimos tiempos, las noticias sobre anuncios y más anuncios y formatos cada vez más molestos no paran de repetirse.

    La última en sumarse a la tendencia es Samsung. La compañía está añadiendo cada vez más anuncios a sus televisiones inteligentes, en una manera de lograr nuevas fuentes de ingresos para cubrir las ventas no tan elevadas de televisiones. Sus smart TV empezarán en junio a mostrar anuncios en el menú principal en Estados Unidos y lo harán en el futuro inmediato en Europa, como han explicado fuentes de la compañía a The Wall Street Journal.

    Samsung habría, de hecho, comenzado a trabajar ya a vender a las agencias y a los anunciantes este nuevo escenario publicitario. La compañía es la líder del mercado en televisores, lo que hace que tenga de entrada un parque amplio al que servir la publicidad. Los anuncios se servirán al lado de los iconos de las apps y podrían ser distintos a los anuncios de siempre (una campaña en el pasado, por ejemplo, se abría para hacer un test sobre una película).

    Este movimiento sería el último episodio (por el momento) en la nueva publicidad para las televisiones inteligentes. En el pasado, las marcas fabricantes ya han experimentado con diferentes formatos y con distintos elementos. Así, las teles ya han probado con los anuncios pop-up, que generaron una avalancha de críticas cuando un periodista les dedicó un análisis, o con los banners, que aparecen en televisiones de diversos fabricantes, ya protagonizan artículos how to en la red (esos que explican cómo hacer ciertas cosas, en este caso, cómo hacer desaparecer los banners en la televisión) y análisis de las firmas de estudio de mercado (Nielsen les pronostica una buena vida futura). También se ha probado con anuncios que aparecen una vez que se da al botón de pausa o con formatos que espían al consumidor y que han creado avalanchas de protestas.

    Por qué es una idea nefasta

    Más allá de la ética que tiene el servir publicidad en un producto por el que se ha pagado un precio elevado o beneficiándose de la experiencia que en realidad están creando otros, la idea de llenar las smart TV con nuevos formatos publicitarios tiene todos los puntos para convertirse en una mala idea. En primer lugar, los fabricantes deberían tener en cuenta que el mercado aún tiene mucho camino por recorrer y que aún quedan muchos consumidores por conquistar, que no lo harán si no hacen más que escuchar que su televisión se llenará (aún más) de publicidad. En segundo lugar, con estos formatos están repitiendo lo que otros ya han demostrado que no funciona.

    La publicidad invasiva y molesta crea resultados en el corto plazo, cierto, pero tiene repercusiones muy negativas. Los consumidores se cansan muy rápidamente de ella y, una vez que dejan de hacer clic por error, dejan de visitar esos contenidos y dejan de responder a ella. Es lo que ocurrió con los medios online y es una de las razones por las que los adblockers están teniendo tanto éxito. Copiar el modelo en la smart TV solo llevará a conclusiones muy similares y a quemar el formato antes incluso de que tenga una oportunidad para triunfar.

    Becas, Prácticas, Empleo. Y en Septiembre, de regalo, tu Curso de Idiomas
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar