Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
Conseguir ser viral es algo que muy pocos consiguen
Lo que hay que buscar no es el viral, sino el crear una estrategia que realmente funcione y que conecte con los consumidores
¿Por qué ser viral no debería ser lo único en una estrategia de marketing?
843 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Plan de Becas. Titulación Universitaria. Prácticas profesionales garantizadas. Bolsa de empleo
  • Conoce las responsabilidades jurídicas que existen en el entorno digital para proteger a tu empresa
  • LCI Barcelona imparte másteres de fin de semana en Gestión, Dirección, Marketing y Estilismo
  • PuroMarketing

    Si se hiciese una encuesta y se preguntase a los responsables de marketing y a las agencias por el número de veces que les han pedido que hagan 'una campaña viral de esas', posiblemente se conseguirían datos de infarto y posiblemente se descubriría que se lo han pedido múltiples veces y que han tenido que explicar en igualmente múltiples ocasiones que hacer uno de 'esos virales' no es ni de lejos tan fácil y tan sencillo como puede parecer. Hacer un viral no exige simplemente intención y no funciona con un simple chasquido de dedos. Hacer un viral requiere mucho trabajo, mucha suerte y posiblemente además ni siquiera logre cumplir con los objetivos que la marca tenía para ello.

    Y a todo esto hay que sumar que la obsesión con los virales tiene un cierto punto malsano. En efecto, todo el mundo quiere crear virales y todo el mundo quiere que sus contenidos lanzados a la red se compartan en masa. E igualmente todo el mundo espera que ese vídeo que lanzaron y que hicieron no con una gran inversión monetaria pero sí con una gran creatividad sea un bombazo que posicione a la marca rápidamente frente a sus competidoras. A pesar de todo ello, las marcas deberían dejar de pensar en términos de viral o al menos no debería poner a los virales por encima de todas las cosas. Esta obsesión con estos contenidos y el hecho de que cuando se piensa en hacer una campaña de marketing se posicione en el primer lugar de todo el convertirse en viral debería acabarse. Ni los virales son un bálsamo milagroso que solucionará todos los problemas de las marcas ni son la llave para conseguir todo lo que las marcas quieren o esperan.

    Para empezar, y como recuerdan en un análisis en Forbes, conseguir ser viral es algo que muy pocos consiguen y que además tampoco consigue una conversión inmediata y solvente. Según algunas estadísticas, solo el 15% de los responsables de marketing ha conseguido viralizar algo en algún momento. Lo más probable es, recuerdan, que la marca esté lanzando contenido tras contenido y tras más y más contenido y que ninguno de esos contenidos consiga posicionarse de forma destacada o llegar a la condición de viral. Es posible que todos esos vídeos que se lanzan los vean unas pocas personas y no los millones que la marca desearía y soñaba, por ejemplo, pero no por ello hay que desesperarse. En realidad, lo que importa no es tanto que lo vean millones de personas sino que lo vean las adecuadas.

    Para continuar, hay que olvidar esa obsesión con lo viral y ese estar pensando todo el rato en quién va a conseguir más millones de visitas. Hay que conocer al público y hay que saber qué se tiene entre manos. No todo el contenido y no todas las acciones de las marcas deben estar abocadas a ser virales y no todas deben ni siquiera intentarlo. Un whitepaper sobre una ley no conseguirá jamás (es muy poco probable) ser viral, pero tampoco es lo que espera o quiere la marca que lo crea. Ese contenido ayuda a llegar a un mercado muy especializado y es para lo que se ha creado.

    No es una ciencia exacta

    Y, para finalizar, ser viral es una cuestión que escapa realmente a la lógica. Existen estudios que analizan lo que tienen en común los virales y lo que hace que unas cosas atraigan más que otras. A esto hay que sumar que existen tendencias y modas que hacen que se reciban mejor unos contenidos que otros, pero lo cierto es que muchas veces lo que hace que algo se viralice es más bien una combinación de factores que hace que un contenido adecuado esté en el momento oportuno donde el consumidor quiere verlo.

    Además, no hay que olvidar que la vida del viral es completamente limitada y lo que triunfa ahora no tiene que triunfar mañana y que, sobre todo, lo que está viviendo ahora sus quince minutos de gloria se habrá olvidado en una semana.

    Más que el viral, hay que perseguir una estrategia

    Por ello, poner al viral como la principal prioridad a cumplir por las empresas en su estrategia de marketing y sobre todo de marketing digital o de marketing de contenidos pone en peligro la propia estrategia de marketing. Lo que hay que buscar no es el viral, sino el crear una estrategia que realmente funcione y que conecte con los consumidores. Las marcas no deben aspirar al viral como culminación de todas sus metas sino más bien a la búsqueda de una estrategia sólida que les ayude a conectar con los consumidores.

    La estrategia tiene que aspirar a conocer lo que el consumidor quiere y ofrecer los contenidos y las herramientas que realmente ayudarán a cumplir con ello. Poco importa que el vídeo tenga solo 100 visionados si realmente a ayudado al consumidor cuando lo necesitaba.

    Prepárate con el Máster más avanzado del mercado en que incluye: #Traffic #CRO #Analítica #UX
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar