Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
156 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Aprende a Posicionar Páginas Web aplicando SEO y no pagues por cada visita ¿A qué esperas? ¡Infórmate!
  • 22 de Noviembre, a las 19:00 · Speaker: Beatriz Navarro, Directora Marketing y Comunicación de Fnac
  • Postgrado en Digital Marketing Management · El más completo y avanzado del mercado
  • PuroMarketing

    Es casi una de esas reglas no escritas sobre la publicidad y sobre cómo se tienen que crear ciertos mensajes. En los anuncios de productos de higiene femenina, no se utiliza el color rojo. Los mensajes son siempre bastante parecidos. Hay nubes, preguntas banales y cierta atmósfera de colores pastel que las receptoras de esos mensajes no pueden dejar de ver de forma crítica. Los anuncios de compresas y tampones son, de hecho, de los que suelen ser más críticos y de los que los consumidores suelen reírse más. A pesar de ello, los anunciantes suelen seguir fieles al estilo que ha dominado durante años y a todas las normas que se han ido creando, como la del color rojo.

    Los anuncios de productos de higiene femenina se centraban habitualmente en contar cómo no se moverían, cómo protegerían y cómo serían mucho mejores que los de antes. No es difícil encontrar ejemplos de los 80, de los 90 y hasta de los 70 en YouTube. En ellos, mujeres de aspecto feliz cuentan cómo les ha cambiado la vida la marca de turno y el diseño revolucionario del producto.

    Lo habitual es que no aparezca más demostración que una indicación sobre su forma. No sería, como recuerdan en The Atlantic, hasta los años 90 cuando empezaron a mostrar en los anuncios una muestra de absorción. Los anuncios usaban un aséptico líquido azul, dando un cierto aire clínico a todo lo que se estaba haciendo y mostrándose muy lejos de lo que la realidad era.

    De hecho, en la España previa a YouTube, los anuncios de Evax en los que una mujer de rojo (sí, el color prohibido) aparecía en la vida de mujeres de varias edades para anunciar que estaba por allí (bajo el recordado "¡hola, soy tu menstruación!") se convirtió rápidamente en popular.

    En los últimos años, los anuncios de productos de higiene femenina y su atmósfera de colores pastel se han convertido también en material para el debate desde otro prisma. En una sociedad con una conciencia feminista cada vez más clara, los anuncios que se empeñan en no emplear el color rojo y que siguen siendo asépticos de esa manera naif son criticados de forma mucho más clara. Es como si estuviesen manteniendo todavía cierto tabú referente a la menstruación, señalan las críticas.

    Por eso, no sorprende descubrir que cuando una marca de compresas ha decidido romper con ello se ha convertido en rápidamente viral.

    Un anuncio con color rojo

    Bodyform ha lanzado un anuncio en Reino Unido en el que usan un líquido rojo (y hablan justo del tabú sobre ello). El anuncio se ha convertido en viral de forma global y ha saltado a los medios de masas, que le han dedicado artículos y más artículos. EL titular que le dedican en Buzzfeed vale bien para visualizar cómo se está tratando el tema y la recepción positiva que está teniendo: "Una marca de compresas británica muestra (por fin) el verdadero color de la regla".

    La compañía ha lanzado un anuncio más largo y uno más corto bajo el eslogan "Blood normal" (sangra normal, o sangre normal) y con la idea de "romper los tabús que mantienen atrapados a las mujeres". Los anuncios muestran a mujeres normales haciendo cosas normales y hablando y actuando con normalidad alrededor de la menstruación (y en un rizar el rizo de romper tabús también muestran a un hombre comprando compresas).

    Y, por supuesto, la campaña tiene rojo: la muestra de absorción se hace con un líquido de ese color (aunque han tenido que pixelar una imagen más realista). Una de las responsables de la campaña explica a Campaing que el tratamiento de la menstruación en este tipo de anuncios debería ser más honesto, más normal y más abierto.

    El anuncio se ha vuelto viral porque ha logrado una respuesta completa y absolutamente emocional. Cuando se ve lo que se comenta en redes sociales, especialmente entre las mujeres (que son al final el público al que va dirigido este anuncio), se ve que los mensajes son positivos. Sienten que por fin una marca muestra que les entiende.

    Afronta los retos que la digitalización plantea a las empresas a nivel estratégico y operativo
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar