Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
¿Por qué las marcas abandonan los estereotipos sobre hombres y mujeres en sus anuncios?
206 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Conoce las responsabilidades jurídicas que existen en el entorno digital para proteger a tu empresa
  • Prepárate como profesional de un ámbito en constante crecimiento y evolución.
  • Prepárate con el Máster más avanzado del mercado en que incluye: #Traffic #CRO #Analítica #UX
  • PuroMarketing

    A lo largo de los años, las décadas y los siglos, se han creado diferentes imágenes y en cierto modo personajes que se han ido empleando para comunicar valores, ideas y mensajes a los consumidores y para convencerlos de que se hagan con ciertos productos. Por supuesto, esos personajes, esas ideas y ese tipo de mensajes estaban muy marcados por lo que la sociedad creía y esperaba y por lo que dominaba en ese momento. Es decir, la publicidad partía de muchos elementos establecidos sin cuestionarlos y ha ido manteniendo esos clichés a lo largo del tiempo, tanto que muchos de ellos han llegado incluso hasta ahora.

    Una de las mejores maneras de verlo es mirar cómo la publicidad trata a la mujer y cómo la representa. En los anuncios, las mujeres siguen siendo madres (y las madres ganan por goleada a los padres), preocupadas por las manchas, la alimentación y sacrificándose por todo el mundo para que todos ellos sean felices. Es una imagen altamente estereotipada y muy criticada y una que los expertos están convencidos que va a ser la próxima en desaparecer de la publicidad mainstream.

    La madre perfecta está llamada a ser eliminada, dejando paso a mensajes mucho más realistas y mucho más variados. Pero lo cierto es que no solo la representación de la maternidad ha sido un cliché recurrente en la publicidad, sino que las propias mujeres también lo han sido. La publicidad las ha estereotipado de forma recurrente, lo que ha acabado creando muchísimas críticas y lo que ha dado paso en los últimos tiempos a un nuevo tipo de publicidad que intenta ajustarse a la realidad.

    Pero lo cierto es que no solo las mujeres han sido estereotipadas en los anuncios, los hombres también ha dejado de ser ese estereotipo del macho alfa, el "jefe de la casa que bebe Martini, acompañado por su esposa vestida con un delantal", para convertirse en un hombre mucho más cercano a la realidad del siglo XXI, un hombre que escoge detergentes y que se preocupa por los niños. De hecho, hay quienes ya apuntan que ha llegado la era del Dadvertising, la publicidad para padres.

    El papel de los anuncios

    Todo esto ocurre no solo porque la presión de la sociedad y los cambios lo impongan, sino también porque continuar con los clichés y los estereotipos ya no funciona. La imagen trillada de hombres y mujeres en la publicidad ya no vende y las marcas hacen publicidad para vender.

    La cuestión es algo que se ha empezado a ver claramente en los anuncios que se convierten en virales y los que no, pero también es algo que empiezan a demostrar los estudios. El último, elaborado por Unilever, entrevistó a hombres y mujeres de varios países del mundo para tener una visión generalizada de cómo ven los consumidores la publicidad y cómo se percibe el impacto de los estereotipos. Según las conclusiones del estudio, los estereotipos tienen un impacto en la vida personal y en las carreras del 60% de las mujeres y del 49% de los hombres. La publicidad, apuntan los responsables del estudio, tiene que ser consciente de esto y tiene que entrar en el debate. Los anuncios pueden ser una herramienta de empoderamiento y no solo por cuestiones morales, sino también porque "es crucial para los negocios".

    De hecho, los consumidores ya lo ven así y de forma masiva. Un 70% de los encuestados asegura que el mundo sería un lugar mejor si los niños no estuviesen expuestos a estereotipos de género una y otra vez en los medios de comunicación y en la publicidad. A eso se suma que los propios consumidores no se reconocen en esos anuncios estereotipados: un 40% de las mujeres asegura que no se siente identificada con las mujeres de los anuncios.

    Prepárate como profesional de un ámbito en constante crecimiento y evolución.
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar