Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
El creciente poder de las apps de mensajería
¿Cómo usan los usuarios y consumidores las apps de mensajería?
Las apps de mensajería siguen proliferando y son ya el principal canal de comunicación superando a las redes sociales
235 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Prepárate con el Máster más especializado del mercado. #IOT #SEM&SEO #CLOUDING ¡Ahora con Descuento!
  • La mejor formación en Marketing Digital. Ahora con un 30% de descuento en tu matrícula
  • Semipresencial en Madrid · UCJC · Prácticas Remuneradas ¡Admisiones abiertas! · Inicio Febrero 2018
  • PuroMarketing

    Las aplicaciones de mensajería se han convertido en una parte muy importante del día a día de los usuarios. De hecho, algunas estimaciones hablan de que a finales de 2017 habrá ya 1.820 millones de personas empleando de forma regular las diferentes apps de mensajería y que esa cantidad subirá en un 15,5% en el año próximo. En 2018, se superarían así los 2.000 millones de personas como usuarias de estas apps. Algunas de ellas tienen ya cifras que superan a algunas de las redes sociales. Whatsapp, por ejemplo, tiene prácticamente tres veces el número de usuarios activos mensuales que tiene Twitter.

    Y este crecimiento no solo ha hecho que estas apps se hayan convertido en cada vez más atractivas sino también que cada vez las empresas les presten más atención. Las apps de mensajería se han infiltrado en todos los escenarios en los que interactuamos con las marcas y empresas y los propios usuarios han empezado a reclamar una relación más estrecha vía estas herramientas. Quieren que las empresas estén presentes en ellas, que las usen y que sepan cómo conectar con sus usuarios en ellas.

    Para las empresas, sin embargo, estar presentes en este escenario no siempre es fácil. Por un lado, las apps no están realmente pensadas para dar estos servicios y las compañías tienen que reorganizarse y replantearse como actuar en un escenario en el que no parecen estar pensadas las cosas para ellos. Por otro lado, estas apps suponen comprender nuevamente a los consumidores. Esto es, las compañías tienen que aprender qué es lo que los consumidores hacen ahí y qué es lo que les molesta y lo que no.

    Y ¿qué hacen los consumidores mientras están en las apps de mensajería? Un estudio de Greenberg para Facebook (que no hay que olvidar tiene muchos intereses en el terreno de las apps de mensajería) ha analizado cómo se usa de forma global este tipo de herramientas (partiendo de los datos de Messenger de Facebook) y cómo esto ha impactado en el modo en el que nos comunicamos. De sus descubrimientos, se pueden extraer ciertas conclusiones.

    El creciente poder de las apps de mensajería

    Las aplicaciones de mensajería se han convertido en herramientas muy usadas a a la hora de comunicar. Según las conclusiones del estudio, el hecho de que por un lado cada vez hay más dispositivos digitales y el que por otro cada vez sean más los canales disponibles para comunicar ha llevado a los consumidores a emplear cada vez más estas apps. La mensajería es ya el principal canal de comunicación (el 67% de los consumidores lo emplea), superando a las redes sociales (48%) o al email (47%) entre los canales que han visto un mayor crecimiento de uso en los últimos dos años. Además, se usan de forma generalizada. El 91% de los adolescentes emplea esta herramienta de forma diaria, pero también lo hace el 80% de los adultos.

    El nuevo fenómeno de las conversaciones paralelas

    Este tipo de herramientas no solo han llevado la conversación a otros terrenos, sino que han hecho también que aparezcan nuevos comportamientos. Así, han aparecido las que en el estudio llaman conversaciones laterales (sidebar conversations) y que podrían ser consideradas conversaciones paralelas. Según sus responsables son aquellos "chats secretos no verbales que mantenemos en nuestros móviles mientras estamos en reuniones, cenas o viendo la tele". Básicamente, son todas esas veces que estás hablando con Whatsapp con alguien mientras estás con otra persona o en algún otro momento. No son bien vistos socialmente, pero son muy habituales y, curiosamente, hacen que las relaciones entre los participantes sean más estrechas.

    Según las conclusiones del estudio, un 71% de las personas mantiene este tipo de conversaciones y el 62% considera que hace que estén más cercanos a sus amigos. Y, aunque pueda parecer imposible, los adolescentes no son quienes más las mantienen. Un 79% de los adolescentes asegura tener conversaciones paralelas, pero un 82% de los millennials hace lo mismo.

    El poder de lo visual

    Las apps de mensajería no solo hicieron que las conversaciones paralelas irrumpieran en nuestra vida, también que cambiara el elemento de peso en nuestras conversaciones. En la era de las apps, ahora ha crecido el peso de la comunicación visual. Es el momento de los emojis, los gifs y las fotos. Usamos todo ello para decir cosas y nos hemos convertido en más expresivos. Un 57% reconoce responder con gifs y un 56% que alguna vez ha mandado un mensaje escrito solo con emojis.

    Creemos que nuestras conversaciones son más auténticas

    "El estudio demuestra que la mensajería elimina los filtros y los límites emocionales", apuntan los responsables del estudio. "La gente es más osada, más impulsiva y más honesta", señalan. Las apps hacen que nos limitemos menos cuando hablamos, lo que ha llevado a que los consumidores crean que sus conversaciones son más honestas y más auténticas (el 66% lo cree).

    La imprenta online exclusiva para profesionales de las Artes Gráficas, la Comunicación y el Marketing
  • Comentarios (1)
    • Publicado el 21-11-2017
      Totalmente cierto, cada vez somos mas los usuarios que hacemos vida en estas tecnologías en mi opinión digo que se debe a la globalización y a la necesidad por naturaleza del humano de comunicarse.
      0 Valora este comentario Responder
  • Anónimo
    Si te ha gustado este contenido, puedes sumarte al debate con tu opinión y comentarios