PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

Un total de 1.000 jóvenes se juntan en Madrid para escuchar a los protagonistas del mejor diseño creativo interactivo. Magos del cómic y del grafismo, ilustradores, fotógrafos, desarroladores creativos. Todos están muy ligados a las agencias de publicidad y a Internet. Es el congreso de MadinSpain.

La expectación confirma el boom que viven estas nuevas profesiones. Al igual que en la reunión de Gijón, parte de los asistentes ofrecen trabajo y a buen precio. El movimiento laboral en el sector es rápido y volátil. Paco Rodríguez, de Wysiwyg, llora la fuga de un empleado a Nueva York. "Aquí hay poco recorrido. Pronto llegan a lo máximo de la industria española y tienen veintitantos años. Si les sale una oportunidad para irse fuera, se van, porque pagan más, pero sobre todo, porque no quieren quedarse anclados".

Rodríguez llegó a Wysiwyg de becario y hoy es director general. Tiene medio centenar de empleados y facturará más de tres millones de euros. Es una de las escasas empresas de publicidad on-line que aún no ha sido absorbida por una multinacional.

La publicidad on-line empieza a vivir un boom, que continuará en los próximos años al ritmo del imparable aumento de internautas. Del año horribilis de 2001, con seis millones de internautas, ahora se está en 16 millones, según la AIMC. Si se quiere conectar con gente de entre 25 y 35 años, la más consumista, hay que anunciarse en la web. Ahí se encuentra el 80% del colectivo. El apabullante dato no se corresponde con la todavía escasa publicidad en Red, que en España el pasado año fue el 4,25% del total, según IAB Spain (en 2005 representó el 2,43% y 1,54% en 2004).

En el caso de una restricción del gasto publicitario, según Forrester Resarch, los medios en Internet no sufrirán la crisis, sino otros tradicionales, concretamente las revistas (con el 61% y el marketing directo, con el 44%).

El impacto de las campañas on-line desborda el ámbito de los internautas y salta a los medios tradicionales y a la calle. El caso más clamoroso fue el vídeo Amo a Laura para la página musical MTV. Costó 60.000 euros, y aparte del millón de accesos a la web en una semana y el millón de visionados en YouTube, las referencias en medios tradicionales a precios de tarifas habría costado dos millones de euros.

Amo a Laura fue uno de los trabajos de la agencia publicitaria Orbital, adquirida por la multinacional BBDO. Amo a Laura puso de moda el marketing viral, e Internet a un tipo nuevo de publicidad en la que se se combina grafismo, vídeos y sonidos, más un dominio específico de las herramientas de la web para lograr la complicidad del internauta. Ahí es donde Eduardo de la Herrán, director creativo de Órbital ve la amenaza de morir de éxito. "Nos cuesta encontrar gente preparada. Hay más oferta que demanda".Via: elpais.com

 

ESERP Business SchoolFlyeralarmDataCentricCEFExaprintIEBSCEFUniversidad Pompeu Fabra Medianzo