PuroMarketing

LinkedIn merece una estrategia propia y pensada con la realidad de esta red social en mente
Lo que las empresas y marcas deberían dejar de hacer en LinkedIn: una mejor estrategia es crucial para crecer

En el universo de las redes sociales, LinkedIn se ha afianzado como la red social profesional por excelencia. Es aquella que resulta crucial para la marca personal y que los profesionales cuidan porque supone una pasarela para encontrar nuevos trabajos y avanzar en la carrera. También resulta muy valiosa para el personal de ventas, que la emplea como espacio para encontrar a potenciales clientes de sus productos. Sin embargo, las marcas y los marketeros responsables de su estrategia de social media marketing no deberían olvidar que también es importante para crear imagen de marca.

Habitualmente, la atención de los marketeros se centra en las grandes redes sociales de consumo, porque son las que tienen los grandes números y las que se llevan las modas y las tendencias. Son el juguete brillante.

Aun así, LinkedIn es también crucial a la hora de crear reputación e imagen de marca e incluso para hacer llegar al mercado la marca y sus valores. En el universo B2B esto parece incuestionable, pero dado que la red social ha estado trabajando sus capacidades publicitarias y de segmentación de audiencia en los últimos años incluso podría ir mucho más allá.

Por tanto, igual que los propios usuarios deben establecer sus normas y estrategias para crecer en LinkedIn y afianzar sus marcas personales, también deben hacerlo las compañías con sus propias publicaciones. Es importante saber qué hacer y, para ello, muchas veces es importante tener claro qué no hacer.

Las compañías cometen muchos errores en LinkedIn, quizás porque no piensan con tanta atención su estrategia. Lo habitual es, como señalan en un análisis en Insider, que los errores de las marcas tiren en una cierta dirección.

Solo comparten contenidos de ventas

Dado que LinkedIn es una red profesional, en cierto modo se acaba teniendo la sensación de que lo importante es vender lo que se hace y que, dado que es un entorno pensado para ello, poco importará hacerlo de forma recurrente y masiva.

Es, al final, el lugar para hacer spam de lo que haces. Sin embargo, por mucho que eso pueda sentirse como tal, usar solo contenido de ventas y de lanzamientos es un error. Las compañías que solo usan la red social para publicar contenidos de ventas no funcionan. El experto con el que habla el medio estadounidense señala que el contenido demasiado "salesy", demasiado de ventas, no conecta con las audiencias.

¿Qué deben hacer por tanto? La cuestión está en encontrar un equilibrio en el tipo de contenidos que se emplean y con cómo se usan para llegar a las audiencias. Por ejemplo, hay que enfocar las cosas igual que se hace en marketing de contenidos. En ese entorno no se vende todo el tiempo, sino que más bien se habla de contenidos relevantes para la compañía y su sector, que aportan algo al consumidor.

También es importante tener en cuenta a la propia plantilla. El perfil es el que presenta a la compañía como tal, así que es también un altavoz perfecto para mostrar a los trabajadores, sus logros y sus habilidades. Teniendo en cuenta además que los empleados son los primeros embajadores de la marca, posicionarlos de forma destacada.

Olvidan que están en una red social

Igualmente, también es importante recordar que LinkedIn es una red social y que, como tal, se aplican las mismas cuestiones que funcionan como base y clave en social media marketing en otras redes sociales. Así, hay que trabajar con la comunidad, crear una red y asumir que este es un entorno de conversación. Eso implica responder, interactuar, compartir y publicar de forma activa y recurrente contenidos.

También supone pensar los contenidos en clave LinkedIn y trabajar aquellas áreas que tendrán un eco más elevado en ese escenario. Aquí es donde se puede sumar otro de los puntos que señala el experto: las marcas no deberían reciclar aquellos contenidos que publican en otras redes sociales como material para LinkedIn. No solo el tamaño de las imágenes es diferente, sino también el contexto y los objetivos.

No tienen una estrategia para LinkedIn

Y, posiblemente, este último error está muy conectado al hecho de que muchas compañías carecen de una estrategia para LinkedIn. No se han pensado a parar qué supone en su estrategia de redes sociales y qué podrían sacar de la red social y de su comunidad.