PuroMarketing

No hay un único algoritmo y lo que más importa es la actividad pasada del usuario
Los secretos de Instagram: Así funciona su  algoritmo y lo que lleva a que algo triunfe y se vea más

Los algoritmos de las redes sociales son la gran obsesión y la gran preocupación de los marketeros, que tienen en ellos casi se podría decir que su cruz. Los algoritmos son los que deciden qué se ve y qué no y los que condenan al éxito o al fracaso a sus contenidos y su estrategia de social media marketing.

Pero ¿cómo funcionan esos algoritmos y qué deberían hacer los responsables de la estrategia de redes sociales para cumplir con sus expectativas? Por supuesto, el algoritmo es parte del secreto corporativo, aunque de vez en cuando las propias redes sociales lanzan guías o señalan puntos que pueden dar un poco de luz. La última en hacerlo ha sido Instagram, que ha publicado una serie de puntualizaciones sobre cómo funciona su algoritmo.

La compañía ha empezado por dejar claro que no existe "el algoritmo". Los procesos de organizar el contenido y de determinar qué es lo más importante los llevan múltiples algoritmos. "Usamos una variedad de algoritmos, clasificadores y procesos, cada uno de ellos con su propio propósito", señalan en el blog corporativo.

El objetivo es el de personalizar la experiencia para que el usuario se lleve lo mejor posible del tiempo que pasa en Instagram (o eso es lo que aseguran que buscan). Antes de que se pasase de un orden por algoritmos desde uno cronológico, las cuentas de Instagram dicen que los usuarios se perdían el 70% de todo lo que publicaban sus contactos.

De hecho, cada una de las grandes áreas de contenidos de Instagram tiene sus propias reglas.

Cómo se posicionan los contenidos en los feeds y en las stories

La norma aquí es que lo que los usuarios prefieren ver son los contenidos de sus amigos, familiares y aquellos que les resultan más cercanos. Esto, para las marcas, son malas noticias.

Así, en estos espacios los contenidos que se ven de forma prioritaria como recientes son los de gente que se sigue. Pero, además, Instagram valora tres grandes puntos para determinar qué contenido merece más protagonismo.

Lo primero es la información que el propio post genera, como cuántos likes lleva pero también las características del contenido en sí. Lo segundo es lo que se refiere a quién publicó el contenido, teniendo en cuenta cómo de interesante será para el receptor.

Y, finalmente, están los datos que genera el propio usuario. Instagram tiene en cuenta la actividad del usuario y también cuánto ha interactuado en el pasado con la cuenta que publica ese contenido.

Lo que se posiciona antes en Explora y los Reels

Estas normas se aplican también, en parte, a Explora. Instagram parte de esos tres puntos para organizar la información que aparece en esa pestaña. Antes, eso sí, ha tenido que determinar qué va a meter ahí.

Seleccionar esos contenidos implica también hacer un cálculo de qué querrá ver el usuario. Instagram trabaja, según explica, usando la información que el usuario ha generado para adelantarse a qué le gustará ver. Usan los datos de contenidos que se han guardado, comentario o gustado en el pasado. Eso es lo que hace que se seleccionen unos frente a otros para mostrar en la opción de descubrir.

A la hora de servir los Reels también se tienen todos estos puntos en cuenta, pero se suma una cuestión que hace que unos funcionen mejor que otros. Instagram busca entretener. "Nos centramos de forma específica en lo que puede entretenerte", aseguran, por lo que hacen encuestas para tener feedback sobre qué es divertido y entretenido. Serlo lleva a ser priorizado sobre otros contenidos.