PuroMarketing

Hablar de buen o mal alcance es relativo, ya que el margen de maniobra de cada marca es distinto 
Así funciona el alcance en Instagram: qué se debe comprender para mejorarlo y amplificar contenidos

Las redes sociales son una pieza básica de la estrategia de marketing. Es ya un hecho incuestionable. Por ello, sus pautas y sus realidades se han convertido en una de las grandes obsesiones de los marketeros, que intentan comprender qué es lo que importa en cada una de ellas. Especialmente, se obsesionan con las redes sociales con más tirón y las que tienen un impacto más elevado entre los jóvenes. Instagram es una de ellas y la piedra angular del éxito en esta red social está en el alcance.

El alcance en Instagram funciona como un "número de personas únicas que han visto tu contenido". Así lo definen en un estudio de Quintly que ha analizado cómo funciona y qué tiene en cuenta la red social para determinarlo y potenciarlo.

Para los marketeros, el alcance en Instagram es una de esas estadísticas que les quita el sueño y que se convierten en su gran obsesión, porque les permite entender a cuánta gente ha llegado su mensaje. Si una persona ve varias veces el mismo contenido, el número no cambia, lo que hace que se pueda pensar que la cifra resulta más realista.

El indicador no es el único que ofrece Instagram y todos los datos que da resultan interesantes para comprender qué está pasando con los contenidos en la red social. Aun así, como explican en las conclusiones del estudio de Quintly, el alcance es especialmente importante porque ayuda a tener una percepción clara de la "exposición" que logra el contenido.

Cuánto es un buen alcance

Por supuesto, las compañías desean tener un buen alcance, porque esto asegura que sus contenidos han estado delante de un buen número de consumidores. Pero ¿qué es exactamente un buen alcance?

En el análisis dejan claro que todo depende de cada cuenta y que, de entrada, la compañía debe aspirar a llegar al mayor número posible de seguidores. Lograrlo no está exactamente en su mano y depende mucho de lo que el algoritmo de Instagram decida. En general, comparando datos, se puede determinar que las cuentas con más seguidores son las que tienen porcentaje de alcance más bajo.

Si entre las marcas con menos de 10.000 seguidores la media del alcance está en el 8,4% para las stories y el 26,6% para los posts, para las de más de 200.000 seguidores están en el 2,3% para las stories y el 13,8% para los posts. Entre ellas se quedan las que tienen entre 10.000 y 50.000 seguidores, con un alcance medio de 5,4% para las stories y 25,1% para los posts, y las de 50 a 200.000 seguidores, con un 3,5% en stories y un 18,3% en posts.

Igual que las cuentas con menos seguidores tienen mejores datos de partida, también se puede decir lo mismo de los posts. El tipo de contenido también afecta al alcance. Es más probable que los seguidores vean una actualización en el feed que una story.

Las claves para subir el alcance

Por mucho que los marketeros tengan estos datos y sepan las medias sobre las que se mueven los contenidos y las marcas, todos quieren mejorar sus cifras y llegar a todavía más potenciales consumidores. Una de las vías está en comprender cómo funciona el algoritmo de Instagram de forma general. La otra está en trabajar de forma específica en el alcance dentro de la estrategia de social media marketing.

En el análisis, apuntan unas cuantas líneas maestras que se pueden trabajar para mejorar los datos. Básicamente, hay que empezar a acumular datos y trabajarlos. Los analistas de Quintly recomiendan hacer un seguimiento del alcance logrado, para así tener un histórico y poder comprender cómo se ha evolucionado.

Los datos también ayudan a comprender qué momentos son los mejores y cuáles conseguirán que los contenidos cuajen mejor. De media, ciertos días y ciertas franjas tienen datos más positivos. Las mejores horas para publicar en social media son una guía maestra, pero cada compañía debe hacer un trabajo propio.

Después, también hay que trabajar los tipos de contenidos, porque algunos logran mejor alcance que otros ya que el algoritmo de Instagram aprende de lo que está viendo.

Ofrecer contenidos que tu audiencia ama (y para ello hay que estudiar los patrones de comportamiento de tu propia audiencia) es clave, ya que el engagement llevará al engagement y así impulsará el alcance. El engagement es, de hecho, una pieza fundamental, porque si Instagram ve respuesta servirá el contenido a más gente.

Y, por supuesto, siempre hay que innovar. Probar con nuevas funcionalidades y con nuevos formatos de contenidos puede ayudar a destapar nuevas vías para lograr mejores datos.