PuroMarketing

En 2017 el 20% de los coches estará habilitado para utilizar aplicaciones

Los avances tecnológicos han llegado al sector del automóvil, dotando a los coches de una inteligencia sin precedentes hasta ahora. Ya sabíamos que contaban con un navegador de a bordo, por lo que algo de cerebro tenían, pero las nuevas aplicaciones móviles permiten rastrear el consumo de combustible o loso hábitos de conducción, entre otros. Algo que les permite conocernos demasiado bien.

La conectividad también llega a los vehículos, y más pronto de lo que cabría esperar. Aunque parezca ciencia ficción, el futuro ya está aquí. Connected Cars, ya pronosticaba estos avances recientemente a través de una investigación desarrollada por Juniper Research, en la que se aseguraba que en 2017 el 20% de los coches estará habilitado para utilizar aplicaciones, un dato que se aplica tanto a Estados Unidos como a Europa Occidental.

Esta visión del futuro más cercano se hace cada día más presente. Como muestra, un botón. Dash Labs es una aplicación inteligente que permite ofrecer información muy útil en el día a día como conductor, favoreciendo una experiencia de conducción más segura, eficiente energéticamente, cómoda y sobre todo social. A cambio, obtiene información muy valiosa sobre los usuarios, la cual se podría utilizar para ofrecer información personalizada, adaptada a las necesidades concretas de cada momento.

Esta empresa, en una fase de prueba, de momento ha facilitado 15 millones de datos, que corresponden solo a un pequeño número de usuarios. La aplicación registra el comportamiento de estos conductores experimentales, una información que es transferible vía bluetooth o wifi. 

La gran aceptación de las aplicaciones móviles por parte de los usuarios ha hecho surgir la necesidad de aplicarlas también a los vehículos. Según el último estudio de Arbitron Movil, los usuarios utilizan las aplicaciones móviles permanentemente. Otro de los puntos que podrían favorecer la implantación y rápida generalización de estas aplicaciones sería la adopción de estandarEs como el Car Connectivity Consortium's MirrorLink, centrado en facilitar el uso y comunicación de las aplicaciones móviles entre sí haciendo posible impulsar determinados avances, en áreas relacionadas con la gestión del tráfico y seguridad vial, muy útiles a la hora de evitar posibles colisiones, controlar la afluencia de tráfico. 

Las empresas también podrían sacar un inmenso partido a estos datos en tiempo real. Por ejemplo, en el caso de las estaciones de servicio, que podrían diseñar ofertas específicas. También es interesante para los talleres mecánicos, establecimientos de comida a domicilio o los centros comerciales. Como suele decirse, la imaginación es el límite.

Esta empresa no es la única en aplicar al tecnología de seguimiento de los usuarios con fines comerciales. Facebook, por ejemplo, se asoció el año pasado con DataLogix con el fin de obtener datos más relevantes sobre la efectividad de sus anuncios. Gracias a ello, es capaz de saber quién compró a raíz de haber visto su publicidad. De otra parte, las grandes superficies comerciales aprovechan su red wifi para rastrear el comportamiento de sus clientes que la utilizan mientras hacen sus compras. 

Definitivamente, el mundo de las aplicaciones móviles ha puesto su objetivo en este tipo de vehículos y sus conductores. Cada día emergen nuevas aplicaciones útiles destinadas a este tipo de usuarios. Algunas como Wikitude Drive, Gasolineras España, Drivenosis, SFPark, Road Trip, o las más novedosas que nos permiten incluso localizar un sitio donde aparcar, comienzan a dar forma a este amplio abanico de aplicaciones con infinitas posibilidades y ventajas para los amantes de la carretera. El futuro ya está aquí y las aplicaciones móviles se suben a las cuatro ruedas.