PuroMarketing

Periodista y Community Manager

Desde que los dispositivos móviles se han convertido en pieza clave del panorama mediático, el cross-channel ha abierto un amplio abanico de oportunidades a los anunciantes, muchas aún por explorar.

Un reciente estudio de Magid Associates sugiere que a la par que crecen esas oportunidades, aumentan también las expectativas de los consumidores. Ahora que un 37% de los propietarios de un Smartphone y un 56% de los usuarios de tabletas las utilizan mientras ven la televisión, según Magid, la experiencia digital que ofrezca una compañía debe estar a la altura de un espectador-usuario multipantalla.

Las cifras de adopción de dispositivos móviles que maneja esta encuesta son sensiblemente superiores a otros estudios. Tras encuestar a 2.500 usuarios de móviles y tabletas en Estados Unidos con edades comprendidas entre los 12 y los 64 años, el estudio indica que el 74% de las personas utiliza un smartphone y un 52% una tableta. Su estimación, es que esas cifras alcancen el año que viene el 80% y el 64% respectivamente, consagrando a los dispositivos móviles como la principal plataforma mediática.

El crecimiento llega sobre todo de la mano de la gran acogida que están teniendo estos dispositivos entre las generaciones más jóvenes. Más de un tercio de los encuestados de entre 18 y 34 años los considera su principal plataforma de entretenimiento junto a los portátiles y PC, y por encima de la televisión (21%).

Eso no significa que las audiencias está abandonando la televisión por otras pantallas más pequeñas. De momento, no le han quitado grandes audiencias a los programas de televisión, según los estudios de la firma Nielsen, sino que están aprendiendo a convivir unos y otros en el famoso fenómeno de la "segunda pantalla".

Esta convergencia mediática altera la lógica con la que operan los medios de comunicación y también la manera en que procesan la información y el entretenimiento los consumidores. Ello exige que la experiencia digital que ofrezca la empresa sea simple, personalizada, relevante, que fomente el sentido de pertenencia a una comunidad y que ayude al usuario a filtrar el océano de información en el que está sumergido. Nada más y nada menos. Ni siquiera las grandes marcas que dominan el entorno online han pasado aún el examen con matrícula. Google, por ejemplo, según el informe de Magid Associates, no siempre ayuda a los consumidores a tomar la mejor decisión. Y al contrario, Facebook está lastrado por todo lo relacionado con sus políticas de privacidad y Amazon aún no ha sabido encontrar la manera de conectar con sus clientes a nivel local.

Periodista y Community Manager