PuroMarketing

La revolución tecnológica ha desarrollado unas habilidades impensables hasta ahora. Nos hemos convertido en usuarios multidispositivo y multipantalla. El 63% de  nosotros utiliza al menos 2 dispositivos al día, mientras que un 21% recurre al menos a 3, durante toda la jornada.

Éstas son las principales conclusiones que se desprenden del estudio llevado a cabo por Gfk, a petición de Facebook; realizado sobre una muestra de más de 2.000 usuarios (2.018).

Lo más curioso es la capacidad que han desarrollado estos usuarios para compatibilizar el uso multidispositivo. Una capacidad que ha generado nuevos hábitos de consumir información y realizar tareas, cambiando indistintamente de uno a otro, durante las distintas fases de la actividad. El 40% de los participantes en el estudio admite que cambia de dispositivo a lo largo del proceso que está realizando; bien en función de la tarea, o bien por imperativo del entono. De ahí la necesidad de que las empresas ofrezcan una experiencia integrada a través de todos los dispositivos.

El 54% de los usuarios que utiliza 2 dispositivos admite que cambia de uno a otro en mitad de alguna tarea. Como por ejemplo, busca información sobre un producto con el smartphone, y más tarde decide ver vídeos o más fotos sobre el mismo en la tablet. Este comportamiento se evidencia todavía más en el caso de los usuarios que disponen de 3 o más dispositivos, donde el 73% de ellos pasa con frecuencia de uno a otro.

El smartphone actúa en la mayoría de los casos como la puerta de entrada, donde se inicia la tarea, para posteriormente pasar a las pantallas de mayor tamaño. Los teléfonos inteligentes juegan con la ventaja de la inmediatez, proporcionando información en cualquier momento y lugar; mientras que las tabletas o el ordenador llevan intrínseco la comodidad de navegación, mayor tamaño de pantalla y facilidades para ampliar la información.

El estudio indica asimismo que este comportamiento multipantalla se registra durante todo el día. En el trabajo, los individuos aprovechan la hora del café o el desplazamiento a la oficina para consultar su móvil, mientras que, una vez en casa, recurren a su tableta o smartphone mientras están frente al televisor.

Estamos ante una nueva generación de consumidores, que presenta nuevos hábitos de navegación, de demanda de contenidos y un nuevo comportamiento online. Su demanda de información es constante y continua, desempeñando unas funciones multitarea ante las que las empresas deben saber responder. El éxito dependerá de su capacidad para adaptarse.