PuroMarketing

Consultoría de Branding Personal y Reputación Online. Social Media Manager de @Ready4Social. Periodista...

Los nativos digitales no permanecen ajenos al número de servicios online que ofrece Google. Desde su buscador, hasta YouTube, o Gmail suponen un gran atractivo para los más jóvenes de la casa.

Sin embargo, la protección de los menores en internet es un tema que preocupa a nivel global. Por esta razón, tanto Google como las plataformas sociales más populares vetan el registro a los menores de 13 años. Una prohibición que, en cambio, no deja de ser del todo efectiva, dado que no es posible impedir que los niños falsifiquen sus datos, con el fin de acceder al contenido que, en principio, se les tiene denegado.

Por esta razón, Google está intentando salvar las directrices legales, diseñando una opción que permita a los niños acceder a sus servicios, de tal modo que o infrinja ninguna normativa ni código ético. Se trataría de la creación de cuentas especiales para los menores de 13 años, que contarían con la posibilidad de que los padres pudieran en todo momento conocer la actividad online de sus hijos.

Con estas nuevas cuentas, los niños podrían acceder a una versión, digamos light, de YouTube, así como una cuenta de Gmail, o utilizar su usuario para la descarga e instalación de aplicaciones móviles en sus terminales desde Google Play. Por su parte, los padres tendrán acceso a un escritorio, a través del cual seguir de cerca el comportamiento online de los niños.

No sería más que formalizar, de algún modo, un acceso que a todas luces se produce, de forma difícil de controlar por los adultos. Es imposible negar la evidencia. El 95% de los adolescentes de entre 12 y 17 años utiliza internet habitualmente. El informe de NPD Group indica que en el 59% de los hogares con niños de entre 2 y 12 años dispone de tabletas.

El 21% de los menores de 13 años afirma que tiene registrada una cuenta en alguna red social, pese a no tener la edad mínima para ello, mientras que otro 26% posee cuenta en YouTube. En el caso de Facebook, el 38% de estos jovencitos afirma que lo utiliza y disfruta con ello. Por no hablar de Twitter, donde los adolescentes de entre 12 y 17 años constituyen el público que más subió en 2013 (del 39% al 44%).

Ante esta situación, lo más sensato es admitir la realidad, y obrar en consecuencia. El propio Google dispone de una versión de su buscador habilitada para que los niños puedan navegar de forma segura. Asimismo, la mayor precaución será siempre la de una estrecha vigilancia por parte de los padres, seguida de una educación y concienciación sobre un uso responsable de internet.

Consultoría de Branding Personal y Reputación Online. Social Media Manager de @Ready4Social. Periodista...