PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

¿Puede existir una innovación tecnológica que no sirva en realidad para nada más que para darles a las marcas un nuevo juguete? Puede: es lo que acaba de ocurrir con una de las nuevas innovaciones de Corning, la compañía que está detrás de Gorilla Glass (el material que hace que las pantallas táctiles sean en realidad poderosamente resistentes) y quien acaba de presentar Fibrance.

¿Qué es Fibrance? En realidad Fibrance es simplemente una fibra óptica que se ilumina con diferentes colores. Es, como apuntan en Gizmodo, un sistema de iluminación que se podrá incorporar a prácticamente cualquier cosa y dotarla de un cierto aspecto futurista. Si nos paramos a pensar de forma objetiva, lo cierto es que Fibrance no sirve realmente para nada, aunque todo lleva a pensar que será el próximo objeto de deseo y elemento inevitable de las marcas.

Corning quiere dejar en manos de los diseñadores el producto, para que trabajen en todo su potencial de aplicaciones. Fibrance puede incorporarse por ejemplo en el interior de un automóvil como elemento decorativo o puede entrar a formar parte de la decoración de interiores, señalan. Y aunque su principal potencial es el meramente estético, la fibra óptica de colores también puede servir para ciertos aspectos más o menos útiles como señalar que algo está encendido o apagado o indicar que está demasiado caliente o demasiado frío.

Desde el punto de vista tecnológico, se trata de un elemento muy fino, muy flexible y muy colorido gracias a que está hecho con fibra óptica (que lo hace más ligero y más flexible que otros elementos de colores similares que pueden existir en el mercado). Su flexibilidad y ligereza es clave para aumentar el alcance de sus usos. Por poder puede añadirse, por ejemplo, a tejidos muy ligeros (lo que permitiría sumarlo a la ropa). Como se pueden además combinar, es posible jugar con los colores o crear instalaciones de diferentes tonalidades.

"Con esta fibra, los diseñadores pueden mejorar el atractivo de un producto y su funcionalidad añadiendo luz cómo y dónde quieran", explicaba Curt Weinstein, vicepresidente en Corning, al hilo de la presentación del producto en una feria de soluciones de alumbrado en Las Vegas. "Fibrance puede abrir nuevas posibilidades para una variedad de mercados tales como el automovilístico, la arquitectura, la electrónica de consumo o los electrodomésticos", señalaba.

Generar expectativas

Más allá de lo que esta fibra pueda o no pueda hacer, lo cierto es que Fibrance lo tiene todo para convertirse en uno de esos elementos que las marcas usan para simplemente llamar la atención sobre sus productos. Las luces de colores no aportan nada realmente, a menos que se apliquen para fines concretos (aunque el abanico de esos fines concretos no deja de ser limitado). Pero a pesar de no tener un objetivo real, la fibra colorida genera mucho más que simplemente iluminación vanguardista.

Su uso ayuda a reforzar la idea de que se trata de una marca y de un producto definitivamente moderno, puesto que al final no hay nada tan futurista como las luces de colores. Son un elemento utilizado y vuelto a utilizar a la hora de crear la estética en las películas y en las imágenes de ciencia ficción que evocan un futuro próximo más tecnológico y mecanizado, así que recurrir a ellas permite saltar varios pasos en la escala de trabajo de construcción de la idea de marca y afianzar la idea de ser algo moderno y futurista de forma rápida.

Su potencial para reforzar valores de marca y transmitir un mensaje la hace perfecta no solo para incluir en los propios productos sino también para dar el toque final a los espacios de venta. El uso de elementos como Fibrance hace, por tanto, más llamativos los productos y ayuda a conseguir rápidamente más impacto y a generar mucha más expectación.

No por exceso

Aunque las marcas no deberían pecar por exceso: este tipo de productos consiguen, una vez que quienes marcan la tendencia en el sector los emplean, permeabilizarse rápidamente a los demás y ser imitados de forma masiva. Las luces de colores pueden ayudar a crear un aire futurista, permiten generar cierta expectación y hacen que la marca luzca más moderna siempre y cuando no se estén usando en exceso y siempre y cuando no todas las marcas y no todas las tiendas se hayan entregado a ellas.

be beyondFundación GalaESERP Business & Law SchoolFlyeralarmUDIMA, Universidad a Distancia de MadridGetfluenceExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo