PuroMarketing

El desarrollo de las nuevas tecnologías ha traído importantes cambios al panorama publicitario y al sector de la analítica de mercados que llevan a cabo las empresas y los anunciantes. De hecho, gran parte de los esfuerzos de estos se centran en conocer las necesidades e intereses de la audiencia para, a partir de ellos, convertirlos en clientes. En este sentido, los dispositivos móviles han generado un cambio notable en el comportamiento de los consumidores, pues estos los utilizan para multitud de aplicaciones, motivo por el que las marcas deben saber las claves en torno a cómo retener a esos clientes.

En este sentido, un reciente estudio llevado a cabo por la compañía Mobile Entertainment Forum (MEF) sostiene que a los consumidores lo que más les preocupa es saber qué hacen las marcas con los datos personales que les aportan. Esto es: la famosa transparencia empresarial. La respuesta ha sido mayoritaria (dos tercios de las respuestas afirmativas) entre los encuestados por esta investigación, que ha sido realizada a consumidores de dispositivos móviles de todo el mundo.

Esta preocupación por el uso que se hace de la información personal se ve incrementada año a año. De hecho, según recoge este estudio, el interés de los consumidores por conocer este indicador y las funciones que cumplen sus datos personales para las marcas se ha visto incrementado 14 puntos en solo un año. Incluso, el informe revela que las respuestas de aquellos encuestados que señalaron que la transparencia para ellos era "extremadamente" importante experimentó un cambio notable, al pasar del 42% en 2013 al 52% en 2014.

La importancia de la transparencia

Con estos datos, no es de extrañar que la falta de transparencia y las prácticas que no son honestas con los usuarios, en lo que respecta a los riesgos que estos corren al ofrecer sus datos personales, pueden hacer perder a las marcas y a los anunciantes importantes estratos de consumidores. Así, en otro estudio publicado en el mes de octubre, la compañía AYTM sostuvo que siete de cada diez propietarios de dispositivos móviles reconocieron su intención de abandonar una determinada app en el caso de enterarse de que la compañía responsable de la misma estuviese utilizando sus datos e información personal sin su permiso.

En este sentido, más de un tercio de los encuestados también reconocieron que no estaban dispuestos a dar permiso a las aplicaciones móviles descargadas en sus smartphones y tabletas para que estas almacenaran sus datos personales, aunque el motivo de este procedimiento respondiese meramente a cuestiones prácticas. No obstante, uno de cada dos usuarios interrogados señaló que su decisión podía cambiarse en el caso de que la app en cuestión le proporcionase una buena explicación sobre la utilización de los datos.

Falta de confianza

A la carencia de transparencia como forma de perder clientes asegurada se suma un nuevo motivo de preocupación para aquellas marcas que cuenten con apps o desarrollen su estrategia de negocio a través de los dispositivos móviles. En concreto, según datos del informe realizado por AYTM la cuestión de la confianza que aportan las marcas a los consumidores también puede llegar a hacerles clientes.

Así además de esta compañía también MEF y AVG han realizado sendas investigaciones paralelas en las que se llegó a la conclusión de que la falta de confianza fue el principal factor de los usuarios a la hora de evitar las descargas de aplicaciones móviles y de compras mediante el uso de smartphones y tabletas.

En esta línea, un 34% de los encuestados dijo haberse negado a utilizar apps y a comprar con su móvil por la falta de confianza que la marca le generaba, lo que supone un 4% más que en el estudio realizado en 2013. En paralelo, uno de cada dos interrogados sostuvo que se descargan menos aplicaciones móviles de las que quisieran por la falta de confianza que tienen hacia las marcas.

Estos resultados revelan los esfuerzos que las empresas y anunciantes deben hacer a la hora de reducir los puntos débiles que sus estrategias de mobile marketing generan entre los consumidores. Así, aumentar la transparencia y reducir la falta de confianza se erigen como los principales. Para ello, ofrecer información, responder a las dudas que se generen y estar atentos a la actividad que se genera en torno a cada empresa es fundamental para que estas puedan beneficiarse del potencial de los dispositivos móviles.