PuroMarketing

El big data es uno de los puntos en los que las empresas tienen mayores oportunidades de mejorar sus posiciones de cara al futuro. La lista de casos de éxito protagonizados por compañías que han sabido emplear el big data e implementarlo en su toma de decisiones es cada vez más larga y toca cada vez a más sectores, aunque las promesas de esta tecnología están acompañadas también por unos cuantos problemas.

En general las compañías tienen problemas para implantar el big data en sus decisiones de empresa y en su día a día. Según un estudio de CA Technologies, el 92% de las empresas asegura que están enfrentándose a obstáculos a la hora de implementar sus proyectos de big data en el día a día de la firma.

Las firmas confían en el big data, o mejor dicho, tienen grandes expectativas marcadas sobre el uso de los datos y el cómo la información y el dominio de la misma puede impactar en su línea de negocio. El mismo estudio de CA Technologies apunta, de hecho, que el 90% de las empresa prevé (o está ya viéndolo en sus cuentas) que los proyectos de big data tendrán un efecto en sus ingresos y harán que estos crezcan. Las compañías están de hecho aumentando su inversión y gastanto por lo tanto más en herramientas de big data.

El análisis de datos les sirve para entender a los consumidores y para mejorar sus posiciones frente a la competencia, ya que son capaces de saber qué lanzar al mercado de una manera no solo más acertada sino también antes de que los productos de la competencia logren alcanzar los mismos objetivos.

Igualmente, las firmas creen que el big data les hace mucho más efectivos a la hora de vender las cosas que hacen. Las campañas de marketing ya no están marcadas únicamente por el olfato de su responsable sino que ahora tienen detrás el respaldo de los datos y apuntan directamente a lo que deben hacer. El 90% de los encuestados por CA Technologies señala, de hecho, que el big data tiene un impacto positivo en su estrategia de marketing.

Los problemas del big data

Pero todos estos puntos positivos no implican que el big data sea un camino de rosas o que todo sea sencillo y fácil cuando se aplican estas herramientas a las decisiones empresariales. De hecho, al tiempo que las empresas reconocen el potencial del big data también son bastante claras a la hora de señalar que tienen muchos problemas a la hora de sacarle todo el partido necesario o a la hora de implementar esas herramientas en su día a día.

¿Cuál es el principal problema al que deben enfrentarse las compañías en su migración al big data? El primero y el mayor es de tipo técnico y es que el big data requiere una buena estrategia en tecnología y una adaptación a ese nivel bastante importante. El 30% de los encuestados señala que su infraestructura tecnológica es insuficiente para dar soporte al big data y por tanto conseguir sacarle todo el beneficio posible a esta herramienta.

Y en cuestiones de infraestructura el problema es además complejo y tiene muchas ramificaciones. ¿Qué es lo que falla en la tecnología con la que cuentan las empresas para que estas no sean capaces de introducir el big data de una forma poco problemática?

Las empresas tienen problemas en lo que respecta a la nube (el introducir herramientas de big data les impone usar más la nube y a unos niveles mucho más importantes que en el pasado) y además tienen que enfrentarse a muchas más exigencias de seguridad que hacen que su realidad sea más compleja que nunca. Si todos esos datos tan sensibles que acumulan de sus clientes están en la nube, cualquiera puede amenazarlos intentando acceder a ellos y las empresas tienen que hacer mayores esfuerzos para protegerlos.

No es el único problema. Las empresas también se enfrentan a cuestiones dudosas y exigencias que les desbordan cuando tienen que centralizar la gestión de toda esa información y sobre todo el lograr que todos esos datos que han recopilado estén disponibles para todos sus data scientist y de un modo que puedan realmente analizarlos y usarlos, de una forma en definitiva que les resulte útil.

Cuáles son los principales intereses de las empresas en big data

Y estos retos y estas preocupaciones pueden hacer entender claramente por qué las empresas están interesadas de forma específica en ciertas realidades concretas cuando se trata de usar el big data y de aplicarlo al mundo de la empresa. ¿Cuáles son las principales prioridades de las compañías a la hora de hacer que el big data dé un paso más allá y conseguir por tanto seguir avanzando con el mismo?

El 56% de los encuestados cree que el punto prioritario en el que tiene que trabajar es en el escalar los proyectos de big data ya existentes para conseguir dotarlos de más información. Es decir, cree que tiene que introducir aún más datos en la ecuación. El uso de información de una forma más eficiente no funciona únicamente a un nivel de captar más datos sino también a la hora de usar los que ya se tienen de forma más efectiva. Un 48% apuesta por centrarse en integrar los proyectos de big data individuales (esto es, los que está realizando un departamento concreto o un área específica de la empresa) a un nivel mucho más genérico.

Además, también quieren que lo que están haciendo tenga un impacto más allá de lo que está logrando. Un 43% quiere escalar lo que está haciendo en big data para aprovecharlo en más lugares en los que estén presentes y un 35% desea que sea más fácil emplearlo por parte de sus trabajadores.

Por otra parte, las empresas también ponen alto en la lista de cosas que deben ser solucionadas los puntos que suponen problemas específicos. Un 54% cree que una de las principales prioridades en las que deben centrarse en lo que a big data se refiere es mejorar en cuestiones de seguridad.