PuroMarketing

La firma lanza una app que funciona como un sistema de miguitas de pan que indica por dónde se ha pasado y el lugar en el que se está

Uno de los elementos que se están convirtiendo en material diferenciador para las experiencias de usuario y para los mensajes que están enviando las marcas es el de añadir elementos geolocalizadores a la hora de crear el mensaje o la experiencia. Los dispositivos móviles han hecho que los consumidores estén siempre localizables y que sea más fácil que nunca saber dónde se encuentran o casi qué están haciendo.

Además, estos terminales se han convertido en una puerta de entrada para las compañías y en una en la que los consumidores valoran un tipo de mensaje diferente al que recibían a través de otras vías. En el móvil, los consumidores esperan información mucho más precisa, más concreta, más adecuada a lo que necesitan en ese momento. La marca no debe enviar mensajes genéricos sino apostar por elementos concretos y exactos, que hagan que el consumidor reciba una información que resulte relevante en ese momento concreto.

De ahí, que el futuro de la comunicación consumidor-marca pase, en estos dispositivos, por mensajes que se ajustan al milímetro a lo que están haciendo. Los supermercados, por ejemplo, podrán lanzar ofertas asociadas al lineal concreto en el que se encuentran los consumidores o podrán dar información relacional del interés mientras estén en la tienda. ¿Por qué no recordar, por ejemplo, al consumidor que tiene en su lista de la compra - creada en el móvil - el comprar pasta que debería llevarse también la salsa de tomate cuando pasa por el pasillo exacto en el que esa se encuentra?

Pero para ofrecer esa información las marcas tienen que ser capaces de seguir a los consumidores por las tiendas, tienen que colarse en sus dispositivos móviles de una manera o de otra y conseguir así que estos les chiven dónde se encuentran sus consumidores. La última de las compañías que ha lanzado un sistema que le ayudará a conseguirlo, aunque lo ha hecho de un modo un tanto secreto, ha sido Apple, que ahora quiere perseguir a los consumidores en sus tiendas.

El lanzamiento no se ha realizado con la fanfarria que acostumbra acompañar a cada movimiento de la firma. El sistema de localización móvil es una app que la firma ha subido a iTunes y que ha sido descubierta por un tuitero. De ahí ha dado el salto a los medios especializados y a la prensa tecnológica-económica y finalmente se ha convertido en tema para hacer unas cuantas cábalas y para confirmar que, como suele ser habitual, Apple ha sido capaz de ver por dónde van a venir los vientos.

Una app que va dejando miguitas de pan

La app es una suerte de versión contemporánea de lo que hacían los protagonistas de muchos cuentos infantiles, que iban dejando miguitas de pan para poder después volver a encontrar su camino de vuelta a casa.

La app se llama, como publican en Engadget, Indoor Survey y funciona cruzando datos de mediciones de radiofrecuencia con los datos de los sensores del iPhone para saber dónde está exactamente el consumidor, ya sea un centro comercial, un estadio o cualquier otro lugar sin que el consumidor tenga que instalar nada más que la app en su terminal. El consumidor tiene un papel activo en el sistema: una vez que instala la app, irá "soltando puntos" a medida que va avanzando (es decir, irá dejando esa suerte de virtuales miguitas de pan en su camino a medida que va avanzando).

El servicio, que se beneficia de una compra que Apple realizó hace unos años (una empresa por la que pagó 20 millones de dólares), puede servir para ofrecer al consumidor ciertos servicios. Como apuntan algunos medios, permitirá, por ejemplo, que los dueños de pequeños negocios puedan crear mapas mucho más específicos y exactos de sus tiendas. Y podría servir también para ofrecer información exacta de donde se está (algo bastante valioso en un mundo en el que nos hemos acostumbrado a enviar un link a un mapa a través de las apps de mensajería cuando quedamos con nuestros amigos y conocidos).

Pero, sin duda, el más interesante de todos los potenciales que tiene esta app está en el poder que abre a las marcas y en el potencial que tendrá para seguir a los consumidores y para saber dónde están en todo momento. Apple contará con una información muy específica y muy concreta sobre la posición geográfica que ocupan los consumidores en todo momento y podrá seguirlos fácilmente en sus experiencias de compra. El potencial de una herramienta como esta para seguir al consumidor mientras recorre una tienda es muy elevado y las aplicaciones que esto podría abrir en el mundo del marketing muy atractivas.