PuroMarketing

Los dispositivos móviles se conviertan en los grandes ganadores de la carrera por el pago móvil

Los dispositivos móviles han ido acaparando cada vez más acciones y actividades del día a día. Son las plataformas que se emplean para conectar con los amigos o incluso con las marcas, son las herramientas que se usan cada vez más para comprar, son la llave para acceder a la información y hasta incluso se han convertido en el elemento que se emplea para acceder a trenes o aviones gracias al boom de los billetes en el móvil. La lista es solo una parte de los muchos ejemplos que se pueden mostrar sobre cómo las tabletas y sobre todo los smartphones se han convertido en una parte crucial de nuestra existencia.

Desde que los smartphones se empezaron a popularizar, las entidades bancarias, las empresas de tarjetas de crédito y hasta firmas nacidas de forma específica para ello se ha estado esforzando en intentar convencer a los consumidores de que los teléfonos móviles inteligentes también pueden funcionar como plataforma de pago.

Las iniciativas se fueron sucediendo y se podía decir que no pasaba mes en aquellos primeros momentos del boom de los smartphones en el que alguien no presentase algo, lanzase un informe o crease una predicción sobre cómo los móviles se iban a convertir en la llave para realizar pagos en prácticamente cualquier lugar. A pesar de todo ello, sin embargo, los consumidores no se lanzaron a usar estas herramientas de forma masiva y los móviles no se convirtieron en populares carteras electrónicas.

Los dispositivos móviles han ido ocupando cada vez más posiciones en la vida de los consumidores y han ido normalizando su presencia lo que, al final, podría redundar en un elemento beneficioso para quienes intentaban usarlo como herramienta de pago. De hecho, las cosas podrían cambiar. Se podría volver a esa época en la que todo el mundo parecía estar haciendo algo relacionado con los pagos móviles pero hacerlo, esta vez, con mucha mejor suerte y con unas previsiones mucho más positivas.

Los consumidores son mucho más receptivos hoy que ayer a los pagos móviles. Como acaba de señalar Gartner en uno de sus informes, los consumidores de Japón, Norteamérica y algunos países de la Europa Occidental están aceptando cada vez más y mejor los pagos móviles, tanto que la firma de análisis espera que en 2018 la mitad de los consumidores de estos mercados estén empleando sus smartphones o sus wearables para realizar pagos móviles.

Por qué este cambio

Los cambios en las apps y las mejoras tanto en ellas como en los propios dispositivos móviles han hecho que los consumidores estén cada vez más dispuestos a emplear estas herramientas y que estén cambiando su posición ante ellas. Esto hará que los dispositivos móviles se conviertan en los grandes ganadores de la carrera por el pago móvil, adelantando a las otras formas posibles de pago, las carteras móviles de los bancos y las herramientas de pago móviles asociadas a firmas concretas, como puede ser el monedero móvil de Starbucks.

"Las soluciones basadas en la nube tienen mucho más potencial para tener éxito ya que pueden llegar a audiencias más amplias y pueden funcionar en muchos casos más allá del cara a cara o de las opciones en las tiendas", explica Annette Jump, directora de investigación en Gartner.

Esto cambiará el terreno de juego y empujará a los consumidores a confiar más en estas herramientas. El hecho de que se puedan usar en más escenarios las convertirá en un elemento mucho más confortable y útil y los consumidores lo emplearán en aras de la comodidad.