PuroMarketing

Está claro que el smartphone ha transformado por completo nuestras rutinas diarias, y este dispositivo de conexión a Internet, al que estamos pegados 24 horas al día, nos sirve para comunicarnos, para comprar, para informarnos o para entretenernos entre otras muchísimas cosas: se ha incorporado prácticamente a todas nuestras actividades diarias. Así, ya no le sorprende a nadie saber que cada vez más gente utiliza su móvil para ver vídeos online, y son muchos los que entran en YouTube a diario o ven los vídeos que sus amigos comparten en redes sociales.

Pero se suele asumir que el móvil es solo el dispositivo preferido para ver los formatos más cortos, y que a la hora de ver una serie o una película, preferimos pantallas más grandes como la del televisor o el ordenador. Aunque esto es cierto, datos de 451 Research que recoge eMarketer sorprenden al mostrar lo habitual que es ya ver contenidos de larga duración desde la pantalla más pequeña.

De hecho, aunque el 36% de los encuestados decían no haber visto nunca un programa televisivo o una película en su smartphone, eso nos deja un 64% de internautas que sí lo han hecho. Lo que es más, el 24% reconocían ver este tipo de contenidos en su móvil a diario, y otro 15% más al menos una vez a la semana. Un 17% afirmaba haberlo probado solo una vez o dos.

Está claro que el pequeño tamaño de la pantalla impide disfrutar del todo de los contenidos más elaborados, y así lo reveló otra encuesta de Yahoo, donde el 67% afirmaban que eso era lo que más les disgustaba de ver vídeos en smartphones y tabletas. Otros inconvenientes de apostar por estos dispositivos eran el tiempo de batería limitado (para el 50%), el tiempo de carga (33%), la calidad del sonido (30%), la velocidad de conexión (24%), la resolución de pantalla (18%) y el coste del consumo de datos (16%).

Las reproducciones de vídeos desde dispositivos móviles han aumentado un 35%

Pero a pesar de todos los inconvenientes enunciados, lo cierto es que el consumo de vídeos vía smartphone y tableta crece mes a mes. Estos dispositivos permiten acceder a los contenidos en cualquier momento y lugar, por lo que muchos lo utilizan para estretenerse en momentos de espera. Además, en el caso de los más jóvenes, se trata en muchos casos del dispositivo que siempre tienen a disposición, mientras el televisor o el ordenador pueden permanecer ocupados, y les permite un visionado privado. Por último, no hay que olvidar que el auge de las phablets hace todavía más probable que los usuarios realicen todo tipo de actividades (como ver vídeos) en su teléfono móvil.

Las cifras son muy claras: según Ooyala, el total de reproducciones de vídeos a través de dispositivos móviles ha crecido un 35% desde el pasado año, y un 170% respecto a 2013. De hecho, la combinación de visualizaciones desde teléfonos móviles y tabletas supone ya casi la mitad del total a nivel mundial, en concreto acaparan el 46% de todos los visionados, un 34% más que en 2014.

Además, domina la presencia del smartphone, ya que la tablet solo representa un 14% de las reproducciones totales. En todo caso, llama la atención su protagonismo en los formatos más largos: en el vídeo de larga duración representa el 51% de la cuota de visualización online, muy por encima del 38% de ordenadores y 31% de móviles.