PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

La web corporativa de una compañía, sea cual sea su tamaño, puede convertirse en una poderosa herramienta para conectar con los internautas y para convertirlos en consumidores. El site es un escaparate en el que ofrecer información y dar datos de los productos e incluso venderlos directamente, pero también puede ser una puerta para conocer mucho mejor a los consumidores y para conectar con ellos de un modo mucho más personalizado. La inclusión de elementos como los botones de llamada ayuda a crear nuevas oportunidades de venta y nuevos puntos de contacto con el consumidor.

Los botones pueden dejar el iniciar el proceso de llamada en cualquiera de las dos partes de la relación. Es decir, se puede dar el control del proceso al consumidor, dejando que sea él quien se encargue de empezar la llamada, o se puede crear un entorno en el que el consumidor manifiesta que quiere ser contactado, pero deja en manos de la empresa el realizar todo el proceso.

El botón click to call, el primero de los formatos, permite al consumidor hacer una llamada a la compañía sin abandonar la web de la empresa. No es necesario usar el teléfono, ya que todo se hace a través de un teléfono virtual (y en servicios como el de Zadarma es, de hecho, completamente gratis la llamada, tanto para la firma responsable de la web como para el consumidor que la está haciendo), y no requiere que el cliente instale ningún tipo de programa o añadido en su ordenador.

Es tan sencillo como hacer clic y esperar a que responda algún trabajador de atención al cliente del otro lado. Es simple, es útil y hace que para el consumidor sea mucho menos complejo iniciar un proceso de llamada, eliminando las barreras de entrada que suponen tener que buscar el número de teléfono de la compañía y seguir todo el proceso desde el propio terminal.

La segunda alternativa en lo que a botones de llamada en la web toca es el que deja en manos de la compañía activar el proceso. El widget callback de Zadarma es un ejemplo perfecto de este tipo de sistemas. En este caso, el consumidor 'anuncia' a la empresa que quiere que lo llamen y la compañía es la que tiene que conectar con él.

En el caso de este widget en concreto, el sistema se encarga de hacer todo el proceso y de también detectar cuándo es más necesario ponerlo en marcha. Así, después de instalarlo en el site corporativo, cada vez que un consumidor se comporte de forma irregular en la web, que parezca que 'titubea' ante el producto o la información, se mostrará el botón. Tras hacer clic en el mismo, el sistema lo pondrá en contacto con un comercial en solo 20 segundos.

Esto hace que se pueda actuar en el momento justo en el que es más necesario y que se añada el toque humano a la interacción. Con ello, no solo se logra que el consumidor conozca mejor el producto y se resuelven las dudas, sino que también se aumenta el potencial de conversión y venta.

Además, los resultados de este widget se pueden reforzar echando mano de otras herramientas, como puede ser la integración con Google Analytics. Esto permite comprender todavía mejor cómo son los consumidores y qué es lo que les interesa. Todo ello crea nuevos puntos de contacto entre la empresa y su potencial cliente y logra mejorar por tanto la conversión.