PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

Es una de esas cuestiones que aparecen de forma recurrente en los análisis de los medios y que circulan por las redes sociales y las conversaciones de los consumidores. ¿Están espiándonos nuestros smartphones para así lograr ofrecernos publicidad mucho más ajustada a lo que nos interesa y lo que queremos? La industria deja claro que no, que espiar a los consumidores sería demasiado complejo técnicamente como para que mereciese la pena y que la idea de los smartphones espía es una suerte de leyenda urbana.

Frente a ellos están quienes van perfilando pruebas y muestras de lo que están diciendo, como el periodista de Vice que decidió decir frases relacionadas con productos al lado de su teléfono y vio como su feed de Facebook se llenaba de anuncios relacionados con esos temas. Cuando tus perfiles sociales se llenan de anuncios sobre viajar a Ámsterdam cuando sin embargo no has hecho ni una sola búsqueda relacionada pero sí le has comentado a alguien en una conversación que te gustaría ir, parece inevitable sentirse tentado a creer lo que apuntan estos teóricos de las escuchas.

Y es que sea verdad o sea mentira la cuestión se ha convertido en un serio problema para la industria. No importa si están escuchando las conversaciones de los consumidores y si todo eso es una leyenda urbana como señalan, porque los consumidores están convencidos de que las escuchas son reales y de que la publicidad que los persigue se basa en sus conversaciones privadas.

Eso es lo que acaba de demostrar un estudio de Nixplay. La muestra sobre la que se ha realizado el estudio es estadounidense, pero sus conclusiones sirven para comprender el estado de las cosas. "Puede parecer sorprendente para algunos, pero muchos estadounidenses han tenido experiencias en las que los anuncios están conectados con conversaciones previas y creen que ambas cosas están conectadas", explica uno de los responsables del estudio a Forbes.

Los millennials, más convencidos

En general, el 55% de los consumidores cree que sus smartphones los están espiando para poder personalizar sus anuncios partiendo de los datos que recogen de sus conversaciones. Las cifras son ligeramente más altas entre los millennials. Un 60% de los millennials asegura que cree justamente eso.

Además, la creencia es generalizada, como recuerdan en la columna en la que abordan los datos del estudio. No se trata de que la gente que cree que sus móviles los espían tengan menos conocimientos sobre tecnología y sobre cómo esta funciona. En realidad, la creencia es transversal. Como ejemplo ponen el testimonio de una profesora universitaria especializada en el impacto de lo digital en la sociedad: tras una conversación con una amiga sobre una marca de coches, su amiga se tropezó con publicidad de esa marca.

Un ejecutivo de Facebook ha explicado estas percepciones señalando que se trataba de "sesgo humano" y que era la "simple explicación". Es decir, si hemos estado hablando de algo es mucho más fácil que percibamos luego los anuncios sobre ese tema.

Pero, aunque la psicología puede explicar esa realidad, los consumidores no van a dejar de unir cabos. Teniendo en cuenta que cada vez están más preocupados por su privacidad, las empresas deberían prestar más atención a cómo esta creencia de que están siendo espiados impacta en su reputación.

ESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosBSM UPF Universidad Pompeu Fabra Medianzo