Apasionada por la comunicación digital
PuroMarketing

Teléfonos móviles, computadoras portátiles, relojes inteligentes, tablets... En la era digital, somos azotados de información continuamente, estemos donde estemos y desde múltiples fuentes. La llevamos en la palma de nuestras manos, con acceso ilimitado en todo momento. Esta nueva tendencia se llama Mobility, o movilidad, y para ser competitivas, las empresas, marcas e instituciones le deben hacer frente y adaptarse adecuadamente.

Los dispositivos móviles, particularmente el teléfono móvil, han transformado la antigua noción de comunicación y las formas de acceso a la misma. Ya no vale una simple llamada telefónica o un anodino artículo de prensa. Los consumidores reciben información en tiempo real por otros canales; redes sociales, relojes inteligentes, dispositivos con inteligencia artificial, entre otros. Los hábitos de nuestras audiencias han cambiado y eso nos obliga a ser innovadores al momento de definir nuestras estrategias de comunicación.

Sin embargo, la metamorfosis de los canales tradicionales a canales digitales no es suficiente; el contenido también se debe adaptar. Tenemos que ser conscientes que el contenido está en competencia constante con un entorno en movimiento que busca captar la atención del usuario, quien a su vez la reparte entre distintos elementos conforme van apareciendo en sus dispositivos. El gran reto es facilitar el acceso a nuestro contenido y asegurar que el mensaje llegue rápido, de forma eficaz y que gane la atención del usuario por encima de la competencia.

Existen cuatro factores fundamentales que debemos considerar cuando hablamos de la comunicación en la era de Mobility.

Los hábitos

En la movilidad del usuario habita intrínsicamente un cambio en su forma de recibir y procesar información. Sus hábitos de consumo de información se han transformado, ya que tenemos acceso a la misma en todo momento, y a través de múltiples canales.

¿Cómo te sientes un lunes por la mañana, antes de ir al trabajo? ¿Es el mismo estado mental que un sábado en la noche? La información que quieres en cada una de esas situaciones es distinta. Debemos adaptar nuestras estrategias de comunicación a estos diferentes estados de ánimo de nuestra audiencia.

Las plataformas digitales ofrecen información valiosa sobre el comportamiento de las audiencias. Son un aliado imprescindible en la creación de una estrategia de comunicación digital alineada a las necesidades e intereses de los clientes.

El mensaje

El contenido de la información se debe adaptar a las tendencias digitales, y el formato en el que se comunica debe cambiar a la par. Los mensajes deben ser claros, sencillos y atractivos, que permitan al usuario leer rápido y con facilidad en cualquier lugar y a través de cualquier aparato, sin perder el concepto y la esencia de lo que queremos transmitir.

La comunicación más eficiente para transmitir un mensaje impactante en medios digitales es la personal. Debe tener como objetivo final conectar personas con personas.

La inmediatez

Un entorno en movimiento se traduce en un flujo de información inmediato y constante. Este pragmatismo a su vez es vulnerable a la desinformación o a errores en la comunicación. En el desarrollo de un plan de comunicación, tanto las fortalezas como las debilidades de la movilidad deben ser tomadas en cuenta.

La movilidad permite que la información sea recibida instantáneamente, característica que puede tener sus pros y sus contras.

El rol de la movilidad en una situación de crisis es fundamental, ya que nos permite llegar con rapidez a las audiencias relevantes. Por otro lado, un mensaje inadecuado o inoportuno puede alcanzar una gran audiencia en poco tiempo y causar estragos con efectos colaterales nefastos.

Retroalimentación

Los dispositivos móviles nos brindan una gran cantidad de información sobre el usuario; donde está, cuáles son sus intereses o su comportamiento de compra, y nos permiten incorporarlo en el Big Data. Esta información luego es indispensable en el diseño de estrategias de negocio.

Es importante que esta información sea usada dentro de un marco responsable y ético, que contribuya al cumplimiento de los objetivos de negocio sin comprometer la práctica responsable de sus actividades diarias.

Al igual que las audiencias y los entornos, nuestras estrategias de comunicación también deben estar en constante movimiento y adaptación. Permanecer estáticos no nos permite alinearnos a las nuevas tendencias y lograr resultados favorables. La capacidad de evolucionar y transformarnos al ritmo de la movilidad es la única manera de captar la atención de una audiencia que busca cada vez más la gratificación instantánea.