PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

Si un elemento se ha convertido en determinante en los últimos años y en relación con las empresas, está claro que se trata de los datos. Cuando hace unos años los expertos hablaban de las ventajas del big data y de cómo cambiaría el día a día, tenían que trabajarse al auditorio para convencer de su poder y de cómo era necesario 'tecnologizar' toda la empresa para no desaprovechar ninguna oportunidad para recopilar información. Hoy en día, por el contrario, todo el mundo parece haber comprendido el valor de los datos y cada vez más personas parecen haber asumido que tienen que trabajar en ese entorno y con esos parámetros.

La importancia creciente de la información y de su peso en el día a día de las empresas se puede ver de una manera clara si se analiza cuántas personas trabajan directamente y a un nivel o a otro en relación a ella. El número de trabajadores vinculados a la información es milmillonario.

Según datos de Forrester, en el último año del que se tienen cifras completas (2018), ya había 1.250 millones de trabajadores de la información. Forrester considera que trabajadores de información son quienes tienen que usar un dispositivo electrónico (smartphone, ordenador o tablet) por razones de trabajo como mínimo una hora en cada jornada de trabajo.

Y, como señalan sus analistas, la cifra puede parecer muy elevada, pero no lo es tanto como acabará siéndolo. El crecimiento de este tipo de perfiles acaba de empezar y los dispositivos digitales se irán convirtiendo en más útiles, más claves y más presentes en el día a día de los trabajadores en el futuro inmediato. Las cifras seguirán creciendo y creciendo y distanciándose todavía más de los números de partida.

Cuando Forrester empezó a medir estos perfiles en 2012, los trabajadores de la información eran 478 millones en todo el mundo, que se convirtieron en 865 millones en 2016. La última cifra recopilada en 2018 prácticamente triplica la cantidad con la que se había empezado.

Todo el mundo depende de la información

Todo esto ocurre porque cada vez más perfiles y más sectores se convierten en trabajadores de información. Por ejemplo, los cajeros de los supermercados o los conductores de vehículos de transporte público (como Uber) se han convertido en trabajadores que usan la información en su día a día. Esto demuestra que la información está llegando a cada vez más escenarios y cada vez más vías, pero también que el uso de terminales y de herramientas más sofisticadas no se queda únicamente en los trabajos 'de oficina'.

Al mismo tiempo, Forrester también apunta que el crecimiento de los trabajadores que usan la información en su día a día seguirá creciendo de forma notable en el futuro porque las nuevas tecnologías emergentes harán que estas se integren más en el trabajo diario y que más nichos de empleo necesiten gestionar información.

Cómo impacta en la estrategia de las empresa

Todos estos datos podrían parecer simple información relevante para los departamentos de recursos humanos y para las empresas a nivel organizativo, pero son en realidad cuestiones cruciales desde un punto de vista estratégico y determinantes también a nivel de estrategia de marketing y de atención al consumidor.

De entrada, todo esto deja claro que la información está en todas partes, que la tecnología se ha convertido en un elemento crucial en cada vez más puntos de trabajo y que además las empresas tienen que afrontar una avalancha tecnológica de una dimensión cada vez más elevada.

Su relación con los consumidores dependerá cada vez más de la tecnología en más y más puntos del viaje de compra, pero también en más y más sectores. Al mismo tiempo, toda esta realidad conectada está haciendo que se generen muchos más datos y que se creen muchas más oportunidades para recopilar información y para conocer mejor al consumidor. Cada vez que un empleado usa una herramienta tecnológica para hacer su trabajo está abriendo la puerta a convertir todo lo que hace en datos y a usarlos luego para tomar mejores decisiones.

La economía del dato

La estrategia de marketing y de ventas está cada vez más vinculada a la información y sus responsables emplean de forma cada vez más habitual los datos que han recopilado sobre sus consumidores para posicionar mensajes y para venderles mejor productos y servicios.

Las empresas son cada vez más dependientes de la información y de saber qué quieren sus consumidores y cómo son, lo que ha establecido una cada vez más firme economía del dato.

Esto ocurre, sin embargo, mientras los propios responsables de marketing reconocen que empiezan a sentirse un tanto abrumados por el peso de los datos. Saben que la información es muy importante y la valoran, pero al mismo tiempo son cada vez menos capaces de seguir el ritmo.

ESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosBSM UPF Universidad Pompeu Fabra Medianzo