Con más de veinte años de experiencia en el sector digital. Actualmente es director general para España...
PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

La seguridad y privacidad de los usuarios son dos pilares fundamentales en el entorno digital. En los últimos años, y más recientemente con la entrada en vigor del GDPR, las exigencias regulatorias sobre privacidad en internet están mejorando la protección de los datos personales de los usuarios. Fruto de ello, muchos sitios web han implementado un proceso de consentimiento que requiere que tanto ellos mismos, como los anunciantes y el resto de actores del entorno digital, sólo pueden recopilar y procesar las cookies de aquellos usuarios que consienten afirmativamente su uso.

Sin embargo, y a pesar de los estrictos controles de privacidad, hoy en día hay bots que son capaces de aceptar las cookies como si fueran humanos puesto que cuentan con avanzados sistemas de simulación conductual humana. Y también de crear perfiles similares a los que configuran las personas que les permiten navegar sin ser detectados.

Se trata de importantes amenazas que han de ser frenadas para evitar sus múltiples efectos perjudiciales para los usuarios y las marcas, que en este último caso pueden conllevar millonarias pérdidas de sus inversiones en digital. Conscientes del alto grado de sotisticación de estos delictivos bots, desde nuestra compañía quisimos darle respuesta a esta situación y pusimos en marcha una unidad de lucha contra el fraude digital. Le pusimos por nombre Threat Lab. Se trata de un departamento que cuenta con una avanzada tecnología, que utiliza Inteligencia Artificial y machine learning para desenmascarar cualquier tipo de comportamiento de bots. Y que dentro del entorno de la industria de la publicidad digital son capaces incluso de adaptarse a las realidades de un ecosistema en constante cambio, como por ejemplo el GDPR.

Al mismo tiempo, y dada la complejidad de la amenaza, es de gran importancia para los anunciantes, por un lado, no limitar la optimización de las campañas de publicidad digital exclusivamente a métricas de comportamiento, puesto que estas, por sí solas, no son capaces de eliminar el tráfico fraudulento. Y por otro, tener en cuenta, que la publicidad en sitios con muros de cookies, registros forzosos o incluso con muros de pago, no son garantía segura de éxito, porque no se encuentran libres de la actividad fraudulenta de los bots.

Ante todos estos dilemas, surge la pregunta certera, ¿qué pueden hacer las marcas para hacer frente la actividad fraudulenta de los bots? La clave para los anunciantes es contar con los recursos necesarios que les permitan contrarrestarla. Y eso pasa por implementar una tecnología adecuada que sea capaz de detectar el fraude digital en sus múltiples manifestaciones, al mismo tiempo que respondemos con rapidez a la aparición de las nuevas estrategias fraudulentas que proliferan con celeridad.

Con más de veinte años de experiencia en el sector digital. Actualmente es director general para España...
ESERP Business & Law SchoolUDIMA, Universidad a Distancia de MadridIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo