PuroMarketing

El servicio abre una nueva vía de monetización para los contenidos de la red de vídeos

YouTube se ha convertido en la pasarela que muchos consumidores usan para descubrir productos o, al menos, adquirir más conocimientos sobre cómo son, su uso o sus calidades. Contenidos como los vídeos de unboxing son muy populares, ya que permiten ver el producto paso a paso y de una manera diferente a la que muestra el punto de venta. Muchos youtubers se han hecho populares, de hecho, analizando productos y ofreciendo su voz experta en primera persona.

Al mismo tiempo, los productos y las marcas no aparecen únicamente en vídeos especializados centrados en ellas. Están en todas partes y se cuelan en muchísimos frames de muchos de los contenidos que contiene la red social. No hay más que pensar, por ejemplo, en qué ocurre con vídeos que incluyen consejos o recetas. Se quiera o no, los productos necesarios para llevarlos a cabo y las marcas estarán ahí.

Por ello, no sorprende que YouTube aspire a convertir todas esas marcas y todos esos productos en algo potencialmente monetizable. La red de vídeos aspira a convertir sus vídeos en un elemento comprable: YouTube está probando una herramienta que detecta de forma automática qué productos aparecen en los vídeos y los convierte en una guía de compras.

De forma automática también, la plataforma posiciona diferentes links para que los espectadores puedan comprar los productos y marcas que acaban de ver.

La idea servirá para, potencialmente, desarrollar una estrategia de marketing de afiliación, apuntan en Warc. Esto es, los links serán un elemento más publicitario y con el que YouTube puede ganar dinero. La plataforma ya ha hecho diferentes pruebas iniciales sobre este tipo de formatos, aunque ahora probará en EEUU a lanzar un listado de productos vinculados a lo que se ve en imágenes y de productos relacionados con ellos.

En la propia página de YouTube la compañía acaba de dar unos cuantos escasos detalles sobre qué está haciendo. "Estamos experimentando con una nueva característica que muestra una lista de productos detectados e algunos vídeos, así como productos relacionados", apuntan.

El listado se posicionará entre los vídeos recomendados y solo lo verán, por tanto, aquellos usuarios que hacen scroll para ver más.

El boom del live shopping y los contenidos comprables

La idea conecta con lo que se está haciendo en el sector. Amazon ha lanzado un sistema en su versión .com, Amazon Live, en el que los influencers pueden hacer streaming sobre ciertos contenidos. Lo que hace que el sistema resulte atractivo para los influencers es que los vídeos van acompañados de links a los productos.

En la parte inferior de la pantalla, Amazon va mostrando los productos que se ven en imágenes, linkados a su página de producto. Puedes, al final, comprar lo que estás viendo. El gigante va así a por los influencers y sus contenidos, pero también se posiciona en un terreno que está cada día más al alza.

Y es que, más allá de lo que hace Amazon, uno de los efectos que tuvo la crisis del coronavirus fue el de acelerar el livecommerce, la mezcla entre streaming y ecommerce. Es la teletienda del siglo XXI, en la que también nos muestran qué podemos comprar pero con mayor cuidado con el tipo de contenidos mostrados y, sobre todo, usando las herramientas del comercio electrónico y las redes sociales.

El mercado chino fue el que empezó a destacar en esta tendencia y donde primero cogió fuelle, pero el estadounidense también se ha unido a ello. Compañías como L'Oreal o Walmart ya han hecho live shopping en redes sociales.

Lo que queda claro, por tanto, es que los contenidos comprables se van a convertir en la próxima gran frontera a conquistar del comercio electrónico, la que supondrá la gran revolución siguiente en cómo se sirven los contenidos y cómo se usan para intentar vendernos cosas.