PuroMarketing

YouTube es el rey del vídeo y del móvil, lo que es un activo potente en el mercado publicitario 

Año tras año, YouTube se ha asentado como una de las piezas clave en el mercado publicitario online y, se puede decir ya también, del mercado publicitario general. Su peso en los hábitos de consumo de contenidos es muy elevado, especialmente entre ciertos grupos demográficos.

Para los niños, por ejemplo, la mayoría de los anuncios que ven ya no están en la tele sino en YouTube. Tiene mucha lógica. La televisión lineal ocupa cada vez menos tiempo de visionado, mientras que ver dibujos en el smartphone vía YouTube es bastante popular.

Este comportamiento de los más pequeños sirve, además, para comprender dónde y cómo YouTube se ha hecho fuerte. La plataforma de vídeos de Google empezó como un espacio para compartir vídeos caseros y pequeños clips, que era lo que se buscaba cuando se navegaba por el servicio en sus primeros tiempos. Solo hay que pensar en qué vídeos se convirtieron en virales en los primeros años, antes de que ese espacio fuese dominado por los videoclips.

YouTube intentó hace unos años dar un salto hacia otro tipo de contenido para competir con las emergentes plataformas de streaming. Incluyó una taquilla de películas - que sigue existiendo - y buscó hacerse su hueco en el entorno de las series. Facebook también lo estaba haciendo pero los resultados de ambas fueron más bien negativos.

La serie más popular de todas las que presentó YouTube y que anclaba su servicio premium, Cobra Kai, se convirtió en un éxito global, sí, pero lo hizo cuando dio el salto a Netflix.

YouTube lo vemos desde el móvil

YouTube no es, de entrada, el espacio al que vas buscando contenidos de larga duración y que te llevarán a hacer binge watching capítulo tras capítulo y hora tras hora.

YouTube se ha asentado como el espacio de los contenidos cortos, los tutoriales, los vídeos específicos de sus estrellas o el universo de los clips musicales, entre otros. Son contenidos que buscamos rápidamente y que vemos desde el móvil.

Las estadísticas así lo demuestran: YouTube es, antes que nada, una plataforma móvil. Según cifras de Conviva que recoge eMarketer, el 63% de todos los visionados que se hicieron en YouTube en el segundo trimestre del año fueron desde un smartphone. Los datos son globales y del último trimestre del que se pueden tener datos completos. Los demás espacios de visionado se posicionan a una larga distancia.

Así, el siguiente escenario más popular es el escritorio, pero solo es el 12% de los visionados. Las tablets tienen el 8%, las consolas el 3% y el cajón de sastre en el que se meten las televisiones conectadas junto con el genérico otros el 14%.

Esto pueden ser buenas noticias para Google. Al fin y al cabo, el mercado publicitario actual premia tanto los vídeos como los entornos móviles. Poder ofrecer los dos elementos en un único servicio es una vía para hacerse con una parte interesante del reparto de la tarta.

YouTube no debe, por tanto, que intentar hacerse con los patrones de comportamiento que los usuarios siguen con otras plataformas, como las de streaming de contenidos, sino que tiene que comprender cómo este tirón móvil es uno de sus puntos fuertes.