PuroMarketing

Los simpáticos personajes que aparecen en las cajas de los cereales podrían resultar más atrayentes y convincentes de lo esperado, a la hora de conseguir que su público objetivo, principalmente los niños, se decidan por ellos en el lineal del supermercado.

Según el estudio publicado por la Universidad de Cornell, la mirada de estos dibujos animados podría resultar un irresistible atractivo ante estos pequeños consumidores, incitando su deseo de atraparlos y llevarlos al carrito de la compra. 

Según afirma Brian Wansink, director de Cornell Food and Brand Lab a ABC News, El contacto visual ejerce un elevado poder persuasivo, incluso en el caso de los dibujos. De ahí que los creadores del packaging para estos productos jueguen con la orientación y expresión de la mirada de los personajes que representan los cereales infantiles, para aumentar las ventas. 

Asimismo, el contacto visual, generalmente, es capaz de hacer crecer el índice de confianza hasta un 18%. Un efecto que se maximiza si proviene de alguien conocido, como pueden ser estas mascotas de ficción.

Para el estudio, se analizó 57 envases distintos de cereales para niños, comprobando que, en 51 de ellas, la figura que aparece como protagonista dirigía la mirada hacia abajo, directamente a los pequeños de la casa.

La investigación demostró asimismo que esta técnica no solo causa efecto en los niños, sino que también es capaz de influenciar en los adultos. Así, los científicos mostraron a un grupo de universitarios una misma marca de cereales, cuyo personaje protagonista aparecía en 2 posturas distintas: mirando de frente, o hacia otra parte. Como conclusión, estos consumidores se sintieron un 28% más atraídos por la versión en la que había contacto visual con el dibujo.

La lucha por la atención del consumidor en el lineal del supermercado es feroz. Los profesionales de marketing y desarrolladores de producto se esmeran en utilizar todo tipo de técnicas y recursos, que van desde el tamaño, color y forma del envase, hasta su propia ubicación dentro del lineal. Por ello, no es de extrañar que cuiden cualquier detalle, gesto o condicionante, con el fin de conseguir llegar a la cesta de la compra. Tal como hemos podido observar, ni siquiera las más inocentes y simpáticas mascotas esconden su clara intencionalidad por apelar a la parte más emocional del público objetivo y resultar la opción elegida.