PuroMarketing

Demostrar el impacto de las acciones de marketing es el gran quebradero de cabeza al que se enfrentan los profesionales de marketing. Una presión que ha aumentado en los últimos años, según confiesa el 85% de vendedores.

Tal y como refleja el informe de ITSMA y VEM (Vision Edge Marketing), apenas el 26% de las empresas es capaz de medir el impacto de su estrategia de marketing para su negocio.

Pese a que las empresas tienen la seguridad de que sus acciones efectivamente fomentan el negocio, no es tan fácil demostrarlo. Según la encuesta, el 40% de estos vendedores afirma que sus esfuerzos en marketing se notan en el impacto de su negocio, aunque no puede demostrar cómo han influido en la consecución de los objetivos. Otro 28% también defiende la efectividad de su estrategia de marketing, aunque no sabe si ha impactado significativamente, ni tampoco cómo medir dichos resultados.

Estos problemas a la hora de medir los resultados de la estrategia también han salido a relucir en otros estudios similares. Tal es el caso del informe de la Escuela de Negocios Fuqua, de la Universidad de Duke, donde poco más de un tercio de los encuestados (36%) pudo medir el impacto a corto plazo de su inversión en marketing. Por su parte, solo el 28% pudo demostrar su efectividad cuantitativamente a largo plazo.

Según el informe de Forrester Research, solo el 51% de las B2B puede apreciar el impacto económico del marketing para su negocio. Por su parte, el estudio de Adobe reflejaba la importancia cada vez mayor de demostrar la efectividad de las acciones en marketing. El 29% indica que existe mucha más presión en este sentido, mientras que el 50% coincide en que ya es imprescindible demostrar este impacto.

¿Realmente es tan complicado demostrar el impacto de la estrategia de marketing?

El estudio de VEM e ITSMA diferencia entre los marketers que sí son capaces de demostrar la efectividad de sus acciones y el resto. Del primer grupo, solo 16% considera que es difícil medir esa eficacia, frente al 37% del resto.

Para el grupo que sí se ve capaz de reportar resultados, es importante establecer objetivos medibles y cuantificables, así como mostrar una visión de negocios, analizar diversas métricas y contar con un adecuado panel de mandos que les permita extraer conclusiones en términos cuantitativos.

Definitivamente, medir el ROI de una estrategia de marketing no es del todo imposible, aunque sí es imprescindible establecer los objetivos adecuados, y disponer de las herramientas necesarias.