PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

Casi se podría decir que no importa qué compañía tecnológica se analice, ya que todas tienen su estrategia en este terreno y de la misma manera.

Amazon tiene una amplia colección de dispositivos que tocan varios puntos de la vida del consumidor y, aunque su intento hace unos años de crear un smartphone fracasó, el usuario final puede moverse entre un tablet, un altavoz inteligente o hasta un sistema de cerradura smart dentro de su área de influencia. Apple tiene toda una gama de productos que llegan a las necesidades tech del consumidor, desde el iPhone a su reloj smart, pasando ahora por una oferta propia de contenidos. Y Microsoft, que estaba centrándose en el universo B2B (o eso parecía), acaba de volver a entrar en el mercado de los smartphones con un dispositivo de pantalla plegable, que se suma a toda su oferta Surface.

Todas estas empresas tienen en común que han creado ecosistemas de productos y de servicios y que se han integrado en diferentes momentos de la vida del consumidor. Y, aunque la creación de ecosistemas pueda parecer algo tech y que está relacionado con la naturaleza de ese sector, la realidad es mucho más compleja. El boom de los ecosistemas creados por estas empresas dice mucho sobre cómo está cambiando el mercado y sobre cuál debe ser la estrategia de marcas y compañías en este terreno.

Los ecosistemas les permiten tener varias patas en los diferentes escenarios en los que se mueven los consumidores y estar presentes en muchas de sus necesidades de consumo. No hay más que pensar en cómo lo ha hecho Amazon y cómo eso ha jugado a su favor, permitiéndole crear oportunidades de venta en muchas más ocasiones y dándole más vías para conocer mejor a sus consumidores.

Pero el poder de los ecosistemas no está solo ahí y posiblemente ni siquiera esa sea la razón más interesante para las empresas para crearlos. El poder del ecosistema está en el efecto que tiene en la marca y en la relación que el consumidor establece con ella.

Creando ecosistemas para potenciar la fidelidad

Como explican en un análisis de Kantar, el crecimiento de los ecosistemas de estas marcas tecnológicas y el lanzamiento de cada vez más productos vinculados están muy conectados con la necesidad de construir identidades de marca muy potentes y de conectar con los consumidores.

Estos gigantes aumentan la cantidad de servicios que ofrecen y llegan a los consumidores a través de nuevas vías, que les permiten potenciar su posición. Los nuevos servicios potencian la venta de los ya existentes y tener diferentes ventanas de conexión ayuda a trabajar todavía más la fidelidad a la marca.

De hecho, si las empresas juegan bien sus cartas, los consumidores acaban quedándose siempre con sus productos o dándoles prioridad, siendo seguidores de la marca. Apple es la mejor manera de comprenderlo: una parte muy importante de sus consumidores ya no compra nada fuera de su entorno de marca, porque se han convertido en fans de sus productos o porque directamente es más fácil operar quedándose dentro de su ecosistema.

Como señalan en el análisis, cuando se convence a los consumidores de las ventajas de tener todo interconectado (del móvil al tablet pasando por la tele), es más fácil venderles cosas y se aumenta el crecimiento. En un mercado como el tecnológico,que ya parece muy saturado y en el que los consumidores tienen ya de todo (el 42% de la población británica, por ejemplo, ya posee tres dispositivos o más), esta se puede convertir en una de las pocas vías para vender nuevos terminales.

ESERP Business SchoolFlyeralarmDataCentricCEFExaprintIEBSCEFUniversidad Pompeu Fabra Medianzo