PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

A los responsables de marketing la demografía no les da tregua. Si no hace mucho se esforzaban por comprender cómo eran los millennials y qué era lo que buscaban de las empresas, ahora tienen que hacer lo mismo con sus hermanos menores. La Generación Z se ha convertido en la última gran preocupación de las empresas, un elemento por comprender y por analizar pero al que no pueden permitirse no llegar. Los Z, jóvenes nacidos a partir de la mitad de los años 90, están entrando ya en el mercado laboral y están empezando también a tomar decisiones de consumo. Conectar con ellos es crucial.

Los cambios son muy variados e implican tener en cuenta muchas nuevas variables. Así, por ejemplo, las compañías tienen que rediseñar sus estrategias de gestión de recursos humanos para poder captar talento. Un reciente estudio de Hays apuntaba, de hecho, que para el 67% de los miembros de la Generación Z las oportunidades de formación son más relevantes que las de mejora de salario a la hora de valorar cambiar de trabajo.

Pero por supuesto no solo hay que tener en cuenta estos nuevos baremos cuando se habla de RRHH, sino también cuando se elabora una estrategia y cuando se intenta llegar a estos ciudadanos como consumidores. Igual que ocurrió antes con los millennials, las compañías tienen que empezar a ajustar su estrategia para poder conectar ahora con los Z. Para ello tienen que tener en cuenta ciertos puntos básicos sobre los que asentar su estrategia en cómo son, qué quieren y qué funciona con ellos.

Muy conectados y muy sociales: lo son además desde muy pronto

Los miembros de la Generación Z crecieron ya con las redes sociales y la red, viéndolas como una parte básica e integrada de su día a día. Tener presencia en redes sociales se da por descontado y se hace además desde muy pronto. Un estudio de Wiko sobre jóvenes españoles apuntaba que el 98,62% de los jóvenes de entre 18 y 24 años tiene perfiles sociales (Instagram y YouTube son los servicios más populares) y que lo hacen además desde los 13 años.

Además de las redes sociales, se podría decir que el epicentro de su experiencia online está en sus dispositivos móviles, que emplean para todo y en todo momento. El móvil es, como dejan claro los estudios, la piedra angular de su ocio y su herramienta básica de comunicación. Como ya apuntaba un estudio de Publicis hace unos meses, centrado en este caso en la franja más joven de los miembros de la Generación Z (11 a 17 años), esta conexión constante se ve igualmente de un modo fluido. Es decir, la visión que tienen de la red y de lo offline es fluida y flexible.

No lo ven como algo separado sino más bien como una experiencia omnicanal y holística en la que unos y otros se posicionan de forma similar y se apoyan.

El poder de convocatoria de los retos en redes sociales es muy elevado

Los retos en redes sociales se han hecho muy populares en los últimos años y los consumidores más jóvenes están bastante vinculados a ello. No solo hacen que tengan tirón sino que además conectan con ellos. Según los datos del I Observatorio de la Generación Z a través del smartphone, elaborado por Wiko, prácticamente 4 de cada 10 consumidores jóvenes conecta con estos challenges. Un 37% de los participantes en la encuesta (elaborada sobre una muestra española de 18 a 24 años) ha participado en algún reto viral en redes sociales.

Además, no se trata solo de que estos retos ya sean populares sino que además son, como explicaban en el estudio, "una práctica cada vez más habitual entre los jóvenes". Un 12% de los jóvenes españoles reconoce, de hecho, que participa con cierta asiduidad.

Cómo compran y por qué

Sus pautas de consumo no son, sin embargo, tan alejadas de lo que compraban los consumidores previos, aunque con ciertas puntualizaciones. Siguen comprando en nichos y áreas de mercado que los consumidores que los precedieron invertían su dinero, aunque lo hacen partiendo de vías diferentes y con ciertos valores en mano distintos.

Así, según el estudio ¿En qué gastan los jóvenes su dinero?, que acaba de presentar Bnext, los jóvenes españoles gastan principalmente en compras online y en restauración. La franja más joven destina el mayor peso de su presupuesto a las compras online, algo que va cambiando a medida que se crece para dar más importancia a los gastos de restauración. También gastan dinero en viajes y en ocio.

La importancia de viajar es, para esta generación, muy elevada, tanto que se considera un gasto clave. De hecho, un estudio de Booking ya apuntaba recientemente que es una generación que planea una "vida viajera". Un 30% espera incluso vivir en el extranjero una temporada durante los próximos 10 años y un 39% quiere visitar al menos tres continentes en la década siguiente. Un 47% prefiere moderar sus gastos en otras áreas para así poder destinar sus ingresos a viajar. Un 65% pone, de hecho, el viajar como categoría más importante en la que gastar su dinero.

ESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosBSM UPF Universidad Pompeu Fabra Medianzo