PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

El impacto de la pandemia del covid-19, el conocido simplemente como coronavirus, está llegando a muchas áreas y a muchos terrenos. La principal preocupación ahora mismo es la salud de los ciudadanos, lo que obliga a tomar decisiones complejas.

Para las empresas, una vez que la cuestión de proteger la salud de sus trabajadores y sus clientes está tomada, llega el momento de preguntarse qué ocurrirá cuando todo esto acabe. Al fin y al cabo, la situación no tiene precedentes, pero el eco de lo que suceda sí será brutal y sí se dejará notar de forma abrupta.

Más allá de preocuparse sobre el futuro económico y sobre si este parón de la economía supondrá una segunda recesión, no muy lejos de aquella que se vivió a principios del siglo XXI, las empresas deben empezar ya a prepararse para lo que vendrá después. Tienen que comenzar a trabajar en la respuesta y necesitan ya cubrir bases. Muchas de ellas han migrado su actividad al comercio electrónico y han intentando cubrir lo que pueden estar perdiendo con la red. No todas las compañías pueden hacerlo, cierto es.

La clave, sin embargo, no está tanto en cambiar un canal por otro como en saber leer el mercado de un modo rápido. Lo que hace que las compañías sobrevivan a esta complicada situación está en los tiempos.

Eso es lo que señalan en un análisis en Warc, en el que han estudiado qué ha ocurrido con las marcas chinas (las primeras que se enfrentaron al coronavirus y las primeras también que están viviendo ahora sus consecuencias), para ver qué les funcionó y cómo lo enfrentaron. La clave, señalan, es similar a la que marca la agenda médica. Está en la rapidez. "Todo está en la rapidez", les explica Dennis Potgraven, Chief Strategy Officer para China de Havas.

Crear rápidamente una estrategia eficiente

Las marcas deben ser rápidas a la hora de actuar, a la de responder y a la de lanzar contenidos. Esto importa no solo en la primera respuesta sino también, y ahí es quizás cuando a las compañías les costará poner pie, en la vuelta a la normalidad.

No puede hacerlo como si fuese algo 'normal', retomando la actividad tal cual la dejaron atrás, pero sí deben ser vectores de la creación de una cierta sensación de normalidad, de que las cosas están volviendo a su cauce y los tiempos están dejando atrás los momentos duros de la pandemia.

Las marcas chinas, apunta el experto, lo hicieron durante estas últimas semanas, cuando la situación se estaba estabilizando y empezaron a aprovechar fechas destacadas del calendario - como el día de la mujer - para hacer campañas especiales. Una cadena hizo una acción de bonos (vender cheques, ya que no se pueden vender productos).

Otras hicieron una campaña de marketing de contenidos eficiente. Como apunta Potgraven, los consumidores empezaron a buscar contenidos que fuesen entretenidos y optimistas y las marcas se los dieron con vídeos cortos y streaming en directo.

Lo interesante es que, a medida que las cosas se fueron normalizando y algunas pautas de consumo que se habían acelerado durante las peores semanas de la crisis (como el crecimiento de consumo de gaming) volvían a su cauce habitual, el consumo de contenidos en streaming y vídeos de corta duración se siguió manteniendo.

be beyondFundación GalaEventos KinépolisESERP Business & Law SchoolFlyeralarmUDIMA, Universidad a Distancia de MadridGetfluenceExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo