PuroMarketing

  • OPINIÓN
TOP CONSULTANT Alta dirección, marketing, management e innovación. Nominado a mejor profesor de...

La pandemia y sus consecuencias demandan a las empresas un tipo de marketing diferente al desarrollado en escenarios anteriores, en lo que conocimos como "normalidad". Las marcas tendrán que reposicionarse para ajustarse a los gustos y expectativas de los clientes...

En un contexto donde se prevé que el cliente va a disponer de menos dinero, menos confianza, limitaciones para realizar ciertas actividades, canales tradicionales con problemas donde conseguir su compra será más complicado, así como que tendrá que asumir la necesidad de utilizar otros que hasta ahora eran complementarios, el cliente vivirá un mayor desarraigo social por disminución del contacto personal con los demás, por todo debemos pensar que todo esto matizará, evolucionará o en definitiva tendrá que cambiar el marketing que hasta ahora hemos desarrollado, por que el cliente y el mercado cambiará.

Cuando hablamos de marketing sabemos que las marcas poseen sus valores, sus políticas, sus ofertas, sus precios, su forma de interpretar la realidad, una forma de entender a su cliente, pues con estas nuevas reglas de juego tendrá que sufrir un proceso de reposicionamiento, si no olvidando o cambiando todo eso que era y como se comportaba, pero si adaptándose a las nuevas exigencias impuesta pro el que el Covid.

Creo que las marcas tendrán que incorporar en sus Brand essence valores nuevos si no los poseen o necesariamente tendrán que potenciarlo en caso de que sí estén recogido en lo que es la marca. Esto valores que habrán de incluirse no son otro que la filantropía, la implicación de la marca por conseguir el bienestar social, en definitiva, habrán de tener un carácter más solidario. No creo que lo que comento sea una cuestión expresa para ciertas marcas o para determinados productos o servicios, creo que se impone para todas las marcas, grandes, pequeñas, conocidas, desconocidas, para todas, creo que la máxima a tener en cuenta será que no podemos preguntarnos solo que hace la marca por el cliente, sino que es momento de preguntarse, que hace la marca por la sociedad o por la comunidad, por el entorno donde vive ese cliente, con lo que se crean dimensiones diferentes y frentes nuevos a atender a las que preocupaban y ocupaban a las empresas hasta ahora.

Las marcas habrán de comportarse de otra manera tras esos nuevos valores y fines, que se plantean como estratégicos y prioritarios, habrá de desarrollar un marketing más de calle, más donde se visualice como estas marcas intentan mejorar la situación en la que nos encontramos, y creo que nos será suficiente verlo como una cuestión de introducir en la comunicación nuevos mensajes, habrá que actuar de forma coherente con estos valores y hacérselo ver al cliente, a la comunidad. Creo que el sentido de individuo va a perder fuerza ante la importancia de grupo, del concepto de especie, puesto que la pandemia no es mas que un ataque a la supervivencia de eso, nuestra especie.

Las marcas se van a tener que reposicionar hacia valores que no tenían o cambiar la prioridad de atención de los que ya tenían, por lo que la generosidad, la implicación por la mejora de la comunidad, el cómo buscar mejorar el bienestar de la sociedad va a ser determinante. Esto se habrá de reflejar en una comunicación "menos comercial" y más social, pero sobre todo en comportamientos donde se asocie que la marca forma parte del abanico de mejoras, de la situación. Marcas más filantrópicas, más solidarias, más centrada en satisfacer a la comunidad y sus peligros.

TOP CONSULTANT Alta dirección, marketing, management e innovación. Nominado a mejor profesor de...