PuroMarketing

Conectar las marcas con sus clientes, reposicionarse en sus mentes y conseguir ser un lugar de referencia con las estrategias de Marketing Sensorial son sin duda objetivos que suponen un cambio en la línea de comunicación tradicional de los negocios.

La posibilidad de llegar al cliente mediante la estimulación de los sentidos implica un cambio profundo en las estrategias y en las formas de publicidad para las marcas.

En este sentido, Isidro Sánchez-Crespo, gerente de la compañía Musicam, especializada en la generación de ambientes como valor añadido para empresas de todos los sectores, destaca los aspectos y objetivos más importante. "Estudiamos los locales para transformar la necesidad de comprar en toda una experiencia. Sin duda, la primera piedra del camino al éxito en el shopping experience será conseguir que los clientes generen el recuerdo, la notoriedad y la intención de compra de una marca".  "Jugandando con los sentidos logramos establecer relaciones emocionales que se han convertido en una de las herramientas más eficaces para llegar al consumidor", comenta el ejecutivo.

Y es que el sentido del oído y el del olfato no pueden ser controlados voluntariamente, por lo cual, se transforman en unos medios muy poderosos comercialmente tanto a nivel consciente como inconsciente.

Por eso, las grandes marcas han empezado a prestar atención al marketing sensorial, no sólo para llamar la atención de sus clientes, sino también con el objetivo de fidelizarles. La utilización de los aromas en el punto de venta, el marketing olfativo o marketing aromático, la ambientación musical con canales personalizados, las radios o las televisiones corporativas, el marketing dinámico.., son algunos de los servicios con los que Musicam potencia la parte emocional y la empatía del cliente.

Según el propio Sánchez-Crespo, “los aromas, la música y las imágenes tienen el poder de provocar una reacción determinada en el consumidor e influyen, por tanto, en su comportamiento de compra.  En nuestra empresa convertimos éstas estrategias en protagonistas de la nueva comunicación de las marcas para lograr una conexión emocional duradera y efectiva”. La compañía se encarga de estudiar y analizar las necesidades de cada cliente y elaborar un proyecto ad-hoc que concuerde con los elementos corporativos de la marca y, consiga mejorar los resultados comerciales.

Es fundamental,  tener un ambiente agradable, personal, elegante, para crear un ambiente único que estimule las ventas. Se trata de presentar al cliente una percepción de valor única e inequívoca, que les proporcione una vivencia inolvidable que los estimulará a repetir y difundir la experiencia de consumo a sus conocidos, independientemente del precio.

El objetivo, por tanto, es llegar al cliente a través de los sentidos. De todos ellos, el olfato es el de mayor poder de evocación y el que más estimula nuestros recuerdos. Y es que el ser humano es capaz de recordar el 35% de lo que huele, frente al 5% de lo que ve, el 2% de lo que oye y el 1% de lo que toca, según un estudio de la Universidad Rockefeller de Nueva York.

Existen muchas buenas razones por las cuales una compañía debería plantearse crear estrategias de comunicación a través de las herramientas de marketing sensorial. “Asimismo contar una tecnología innovadora mejora radicalmente el resultado comercial en los negocios, a su vez supone ventajas en el entretenimiento de los usuarios y despliegue de la imagen social de la marca”, añadía Sánchez-Crespo. De esta manera, los clientes consiguen más de lo que pagan porque todo producto o servicio viene acompañado con una nueva experiencia.

El público tendrá más predisposición a estar en una tienda y a realizar una compra si se siente a gusto con un perfume agradable, y una música adecuada. Imagine qué pasaría si el café y el chocolate perdieran su aroma, o si la Coca-Cola, el producto sin el que hoy en día no podemos vivir, dejara de reproducir el ruido de sus burbujas al posarse en el vaso. Probablemente, buena parte de la conexión emocional que tenemos con estos productos se perdería. Sentir, tocar, oler y escuchar las marcas que se exhiben en una tienda resulta fundamental a la hora de crear una experiencia de consumo para el usuario.

En el mundo de la moda, por ejemplo, son muchas las tiendas de ropa para jóvenes que ambientan los locales como si fueran discotecas. La gente joven desea estar ahí y de alguna manera quiere volver porque sienten que están en una pista de baile. Realmente lo que demandan es que los productos que compran digan algo sobre ellos, que sean parte de su estilo de vida. Y, para eso, hay que crear un ambiente positivo, que no viene dado sólo por la música, sino también por los olores y los vídeos corporativos. Así, es más probable que vuelvan al local si sienten esa conexión.

En cuanto al precio de estas soluciones, el coste que supone crear una experiencia inolvidable con música, vídeos y aromas es muy pequeño, opina Isidro Sánchez-Crespo, en relación a la cantidad de dinero que se gastan las empresas en publicitar sus negocios. Lo más importante es crear una experiencia integral, y para ello hay que incorporar muchos aspectos del marketing sensorial. Mientras más sentidos uses, más conexión lograrás crear con el cliente y así es más probable que vuelvan a tu tienda, concluye el director.