PuroMarketing

Las marcas y empresas siguen en la búsqueda de nuevas fórmulas y estrategias a través de las cuales llamar la atención generando gran expectación y alcanzar con ello un fuerte impacto mediático capaz de seducir a los medios de domunicación.  

Para conseguir estos objetivos, muchas grandes marcas comerciales a nivel mundial en su lucha por marcar la diferencia y destacar entre sus más directos competidos, se han lanzado a una nueva tendencia como práctica con la que generar un impacto global. La de batir un récords Guinnes.

Tal y como publica el diario elEconomista, a principios de año, la compañía Guinness World Records, que gestiona los derechos y supervisa y dirige las actividades y restos de los récords Guinnes, destinaba una nueva división especial dirigida a empresas y marcas comerciales con el objetivo de ayudarlas a desarrollar actividades y retos a través de los cuales conseguir un impacto publicitario y mayor visibilidad de sus productos y marcas.

La cadena hotelera Sheraton de Starwood, se encuentra entre algunas de las primeras empresas en aprovechar esta nueva tendencia como estrategia de marketing.  Siguiendo estas pautas, recientemente la cadena hotelera congrega a más de 270 personas bajo la lluvia frente al hotel Sheraton del centro de Nueva York para participar en un reto especial. Probar su fuerza ante la banda elástica más grande de la historia.

Otras empresas como el gigante de cosméticos Estée Lauder, establecía su propia record al conseguir el mayor número de monumentos iluminados por una causa benéfica en 24 horas, con un total de 38 edificios iluminados en color rosa como apoyo a una campaña publicitaria de prevención contra el cáncer de mama.

Evidentemente todas estas acciones y retos tienen un demoninador común, generar el mayor impacto y expectación posible involucrando a las compañías y marcas comerciales en el proceso. Lo que permite a las empresas disponer de nuevas soluciones estratégicas e innovadoras para que sus eventos adquieran una mayor repercusión y cobertura mediática.

Según los datos de la  firma de investigación PQ Media, el pasado año las empresas invirtieron alrededor de 8.900 millones de dólares en marketing de eventos. Sin embargo, si a través de este tipo de actividades las empresas pretenden batir su propio record, conseguir el sello de aprobación de Guinness es relativamente barato. Unos 4.700 dólares por los servicios de la organización incluyéndose un juez para verificar la hazaña, y las sugerencias de diferentes propuestas o nuevas ideas sobre récords que aún no han sido batidos.

En este sentido, desde Guinness se asegura el número de solicitudes de récord se ha visto aumentado en un 250% durante los últimos tres años y que la gran mayoría de estas solicitudes proceden de empresas o marcas comerciales.